Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

18 de Agosto 1562 - México

En Zacatecas, Alonso López de Lois funda la aldea de Santa Elena (actual Río Grande).
a Región de Río Grande, estaba habitada por las tribus Guachichiles, Irritilas o Laguneros, además de otras, todas pertenecientes a la Gran Chichimeca, por cuyas razones Río Grande, era identificado como la frontera de la Gran Chichimeca, ya que hasta estos lugares se podía transitar, siendo imposible en esos años poder aventurarse más al norte.
La Región de Río Grande, estaba habitada por las tribus Guachichiles, Irritilas o Laguneros, además de otras, todas pertenecientes a la Gran Chichimeca, por cuyas razones Río Grande, era identificado como la frontera de la Gran Chichimeca, ya que hasta estos lugares se podía transitar, siendo imposible en esos años poder aventurarse más al norte.
Don Alonso López de Lois, al fundar de Santa Elena del Río Grande, trasladó a su familia, siendo su esposa, Doña Marina González, de cuyo matrimonio nació Leonor López de Lois y González, quien al cumplir catorce años de edad, contrajo matrimonio, con el capitán don Francisco de Urdiñola, a quien se considera como cofundador de Santa Elena del Río Grande.
El Capitán Don Francisco de Urdiñola, fue un gran personaje del norte de la Nueva España, muy destacado por su valentía y sus luchas en contra de los indígenas que habitaban estas tierras y que eran unos grandes guerreros, por lo que Don Francisco de Urdiñola, de manera muy diplomática fue haciendo amistad con ellos, logrando pacificar el valiente cacique Nimanea Jefe Guachichil y a todas sus huestes por medio del diálogo y del convencimiento de que la guerra era perjudicial para ambas partes, logrando con ello que toda esta basta región estuviera en paz a partir de los años 1588.
Por tan grandes servicios prestados al Reino de España y al Virrey de la Nueva España. Este que era Don Luis de Velasco, lo mando llamar a la capital de la Nueva España, para encomendarle la misión de conquistar y pacificar la Región del Nuevo México, en el año de 1594, año en que por la fecha de semana santa había fallecido su esposa Doña Leonor López de Lois y González, hecho que fue aprovechado por un enemigo político de Don Francisco de Urdiñola, de nombre Don Juan Bautista de Lomas y Colmenares que ambicionaba encabezar esta expedición, para acusar a don Francisco, de haber asesinado a Doña Leonor, motivo por el cual fue apresado un día antes de partir en la expedición a Nuevo México.
Fue necesario que pasaran cinco años para lograr aclarar la falsedad de la acusación y una vez declarada su inocencia, el mismo Virrey Don Luis de Velasco, en compensación, otorgó a Don Francisco de Urdiñola, la gubernatura del Reino de la Nueva Vizcaya, que comprendía todos los Estados del Norte y los del ahora territorio de los Estados Unidos que pertenecían a México, cargo en el cuál duró hasta el año de 1613, habiendo regresado a sus estancias favoritas de Santa Elena de Río Grande, donde murió en el año de 1618.
Con relación a la vida de Don Francisco de Urdiñola, se han escrito varios libros históricos, destacando el del Ilustre escritor Don Vitto Alessio Robles cuyo título es de Don Francisco de Urdiñola y el norte de la Nueva España, así como ponzoña en las nieves, del escritor Philip Powel.
En el siglo XVII los habitantes de Santa Elena de Río Grande, se formaron y congregaron, para pedir a la Real Audiencia de Guadalajara, que fueran reconocidas por el Gobierno de la Nueva España, argumentando los servicios prestados al Reino en el combate en contra de los indios, y en haber logrado la comunicación directa hacia el norte de la Nueva España, abriendo camino, protegiéndoles y cuidándoles, hasta el fin después de muchas gestiones, logran ser reconocidos el día 5 de marzo de 1689, con el nombre ya oficial de de Santa Elena de Río Grande. Este reconocimiento y toma de posesión oficial, lo otorga el Señor Don Alonso Navarrete y Argote, Alcalde Mayor y de Santa Hermandad de los Reales de Minas de Nuestra Señora de las Nieves y de San Miguel.
En 1861, por decreto del General Miguel Auza, Gobernador Interno del Estado de Zacatecas, Santa Elena de Río Grande, cambia de nombre, recibiendo el de “Villa Ortega de Río Grande,” mismo que no tuvo la aceptación de sus pobladores y siguió nombrándose Santa Elena del Río Grande.
En 1918, es declarado Municipio Libre, y en el año de 1968 se declara Ciudad a Río Grande.

volver arriba

logo footer