Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

27 de Agosto 2001 - Perú

El congreso aprueba levantar la inmunidad constitucional del ex presidente Alberto Fujimori con el fin de acusarlo formalmente de crímenes de lesa humanidad. 

El 27 de agosto de 2001, el Congreso Peruano declaró de forma unánime, a Alberto Fujimori responsable de crímenes de lesa humanidad y le retiró su inmunidad con la finalidad de que enfrentara estos cargos. El 5 de septiembre de 2001, la Fiscal General de Perú, Nelly Calderón, acusó al ex Presidente de delitos contra la vida y la integridad corporal, contra la salud y desaparición forzada. La desaparición forzada es considerada un crimen de lesa humanidad bajo la ley peruana desde 1998 (ley 26926 del 21 de febrero de 1998.) Sin embargo, la definición que aparece en el Código Penal peruano de crimen de lesa humanidad difiere de la que prevalece en el derecho internacional. 

La acusación de la Fiscalía señaló que los actos cometidos por el Grupo Colina fueron de tal magnitud que sólo podrían haberse cometido bajo el control del Poder Ejecutivo de aquel momento. Asimismo, subrayó que los miembros de este grupo que habían sido arrestados, se habían beneficiado de una amnistía otorgada por el Congreso bajo presión del ex Presidente.
El 13 de septiembre de 2001, el juez de la Suprema Corte de Justicia, José Luis Lecaros, le entregó a la Interpol una orden de arresto en contra de Alberto Fujimori. Posteriormente, el entonces Presidente de Perú, Alejandro Toledo, solicitó a las autoridades japonesas la extradición de Fujimori hacia Perú. Sin embargo, las autoridades japonesas consideraron que Fujimori, siendo ciudadano de su país ya que tanto su padre como su madre habían nacido en Japón, se encontraba protegido por la legislación Japonesa, la cual prohibía la extradición de sus ciudadanos para ser juzgados por una jurisdicción penal extranjera. Además, el gobierno Japonés señaló que no existía ningún tratado de extradición entre los dos países en cuestión.
En el otoño de 2005, Fujimori hizo públicos sus planes de retornar a Perú y de presentarse como candidato presidencial en abril de 2006, pese a haber sido inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el 2010. Debido a que no existía un vuelo directo entre Japón y Perú, se esperaba que las órdenes de captura en contra de Fujimori se activaran en un país de tránsito hacia Perú.
EXTRADICION DESDE CHILE
El 7 de noviembre de 2005, Fujimori fue capturado en Chile por requerimiento del gobierno peruano. En una jugada que tomó a las autoridades por sorpresa, Fujimori había llegado allí de camino hacia Perú, donde pretendía lanzarse como candidato a la presidencia.
Aun cuando Chile y Perú habían tenido un tratado de extradición vigente por más de 70 años, no era claro si las órdenes de captura emitidas por la Interpol eran vinculantes para Chile. El juez chileno Orlando Álvarez, encargado de considerar la solicitud de extradición por parte de Perú, ordenó la detención de Fujimori mientras que el tema se decidía. Entre tanto, el gobierno peruano envió una delegación a Chile con el fin de acelerar la extradición de Fujimori.
El 23 de febrero de 2006, la Suprema Corte de Justicia le negó a Fujimori una solicitud de libertad bajo fianza, sin embargo, la misma Corte le otorgó esta libertad el 18 de mayo de 2006. Fujimori fue puesto en libertad, pero se le prohibió abandonar el país.
El 20 de noviembre de 2006, un juez peruano emitió una nueva orden internacional de arresto en contra de Fujimori. Esta orden se basaba en el presunto papel que jugó Fujimori en el asesinato de 20 presos en una prisión de alta seguridad en 1992.
Siguiendo la recomendación del Fiscal chileno de extraditar a Fujimori a Perú, fue puesto bajo arresto domiciliario el 8 de junio de 2007.
El 11 de julio de 2007, un juez de la Suprema Corte de Justicia chilena negó la extradición de Fujimori, argumentando que Perú no logró comprobar que el ex presidente había estado involucrado en los escuadrones de la muerte y en actos de corrupción. El juez Orlando Álvarez estableció que la evidencia era insuficiente y que algunas de las acusaciones, en particular la de “agrupación ilícita” no tenía equivalente en Chile y por lo tanto no podían ser usadas para aprobar su extradición. En cuanto a los crímenes más graves, estableció que “no se había comprobado que el Sr. Fujimori ordenó o siquiera tenía el más mínimo conocimiento de antemano de los asesinatos.”
El 13 de julio, Perú apeló la decisión y en su decisión del 21 de septiembre de 2007, la Suprema Corte ordenó la extradición de Fujimori a Perú. Esta decisión fue final y no podía ser apelada.
El 22 de septiembre de 2007, Fujimori fue extraditado a Perú.
PROCESO EN PERU
El 4 de octubre de 2007, el juez a cargo de un panel de tres jueces de la Suprema Corte de Justicia de Perú anunció que la Corte consolidaría seis acusaciones distintas contra Fujimori en tres “mega-juicios” y otro proceso separado. De ser declarado culpable, Fujimori enfrentaría una sentencia de hasta 30 años de prisión y una multa de hasta 33 millones de dólares.
El primer juicio comenzó en diciembre de 2007 y concernía dos acciones llevadas a cabo por la unidad La Colina. La primera de ellas en noviembre de 1991 en la cual 15 personas fueron ejecutadas durante una parrillada en un suburbio de Lima; la segunda en junio de 1992 cuando nueve estudiantes universitarios y sus profesores fueron secuestrados y ejecutados en la universidad La Cantuta. La Corte también revisó los casos del secuestro de un empresario y un periodista en 1992.
Fujimori se declaró inocente de todo cargo.
El 12 de diciembre, Fujimori fue sentenciado a 6 años de prisión por abuso de autoridad durante su presidencia en un juicio no relacionado con el primer mega- juicio.
El 7 de abril de 2009, Fujimori fue declarado culpable por una corte especial en Lima de violaciones de derechos humanos por asesinatos y secuestros cometidos por los escuadrones militares de la muerte. Fue condenado a 25 años de prisión que corresponden efectivamente a cadena perpetua debido a su mal estado de salud.
El 13 de julio de 2009, se abrió un juicio contra Fujimori por cargos de corrupción y fue sentenciado el 20 de julio a 7 y medio años de cárcel. El 29 de septiembre fue juzgado por intervención de líneas telefónicas y soborno y en octubre, sentenciado a 6 años de cárcel por estos cargos.
El 23 de noviembre de 2009, la Suprema Corte de Justicia de Perú abrió una audiencia de revisión de la sentencia de 25 años de prisión contra Fujimori por violaciones de derechos humanos. El abogado de Fujimori pidió que la sentencia fuera revocada y el ex presidente fuera absuelto, o bien que se iniciara un nuevo juicio. La Corte deberá confirmar si el homicidio y las lesiones graves por las que se le condenó al ex presidente, constituyen delitos de lesa humanidad, y si la privación de libertad de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer en 1992 califica como secuestro agravado. La decisión final de mantener o anular la sentencia deberá ser tomada por la Corte en 30 días.
El 3 de enero de 2010 la Suprema Corte de Justicia de Perú confirmó la condena a 25 años de prisión para Fujimori por violaciones de derechos humanos, en particular, por los delitos de homicidio calificado, secuestro agravado y lesiones graves. La condena vence el 20 de febrero de 2032 y aunque puede recurrir a beneficios penitenciarios, por el tipo de delitos, deberá cumplir un mínimo de 18 años de castigo. Asimismo, Fujimori no podrá ser indultado, otorgado gracia presidencial, ni su pena podrá ser conmutada pues las leyes 26478 y 20760 lo prohíben.
SOLICITUD DE INDULTO
El 10 de octubre de 2012, la defensa de Fujimori presentó una solicitud de indulto humanitario.Las leyes 26478 y 20760 que impiden a los culpables de crímenes de lesa humanidad y de secuestros agravados de beneficiar de un indulto, no se aplican al indulto humanitario.
La solicitud será examinada por la Comisión de Gracias Presidenciales antes de ser sometida al presidente peruano. Los criterios de aplicación del indulto humanitario, previstos al articulo 31 del Reglamento de la Comisión de Gracias Presidenciales, son : a) enfermedad terminal; (b) enfermedad no terminal grave, progresiva, degenerativa, incurable e irreversible; o (c) enfermedad mental crónica irreversible y degenerativa. Fujimori padece efectivamente de un cáncer de la lengua de la gravedad del cual deberán juzgar los expertos.
Numerosas ONG, asociaciones y victimas se opusieron muy fuertemente a esta solicitud. Además, el 18 de octubre de 2012, se difundió en los medios y en las redes sociales un cuadro hecho por el ex presidente en el cual pide perdón, lo cual atizó la polémica. En este autorretrato, se ve a Fujimori vestido como un paisano de los Andes, levantando el brazo, a su lado esta escrito: “Perdón por lo que no pude hacer y por lo que no pude evitar”. Estas “excusas” de Fujimori fueron muy mal aceptadas por las victimas y aparecen como una campaña mediática para presionar el Presidente Humala para otorgar el indulto a Fujimori.
El 8 de junio de 2013, siguiendo la recomandación de la Comisión de Gracias Presidenciales, el presidente Humala rechazó el indulto a Fujimori.

Fuente: www.trial-ch.org

volver arriba

logo footer