Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

02 de septiembre 1820 - Argentina

Manuel Dorrego – Vida y obra

En el marco de las guerras civiles argentinas entre unitarios y federales, se libra la batalla de Gamonal. 

“Desde el Gamonal, Estanislao López esperaría a las tropas de Dorrego con las que se enfrentaría el día 2 de Septiembre. Con más hombres, el caudillo santafesino obligó a Dorrego a tener que dispersarse hasta la zona de Arroyo Medio quedando así la provincia de Santa Fe desalojada, pasándose entonces a batallar en la zona de la provincia de Buenos Aires. La derrota en Gamonal da como resultado 320 hombres muertos por parte del bando porteño”. Extracto del libro de AVONDET, J. y PAUL. L. “Manuel Dorrego. Vida de un militante de la causa nacional, popular y federal. Ensayo histórico”. Prólogo de Osvaldo Vergara Bertiche. Editorial Libreria Digital Universal. En proceso de edición.

Derrota de Dorrego en las chacras de Gamonal

Dorrego, sin escuchar a sus pares prefiere continuar la guerra, internarse en Santa Fe en persecución de López. Rosas y Rodríguez intentan disuadirlo de su error que lo sin lugar a dudas a la catástrofe. No logran disuadirlo, y se separan de Dorrego. Resulta lo que previeron. Los ejércitos se encuentran el 2 de setiembre en las chacras de Gamonal, y las tropas de Dorrego son aniquiladas. Pero el vencedor no invade a Buenos Aires, y esto se debe a Rosas. Juan Manuel le envía con un emisario una carta en la que le pide no entrar en la Provincia, comprometiéndose él a que los porteños elijan gobernador al general Martín Rodríguez: partidario de la paz y de la alianza con Santa Fe contra el caudillo de Entre Ríos, Ramírez, que pretende su hegemonía sobre el litoral. A mediados de setiembre, López, que ha aceptado, se retirará al pueblo de Rosario. En Buenos Aires, en la ciudad como en la campaña, se han realizado, mientras tanto, las elecciones de los representantes que deberán designar gobernador, y la Junta se ha instalado el 6 de setiembre. Rosas, sin que él lo pidiera ni supiera, ha sido elegido representante por San Vicente, pero él, que desdeña la política y no aspira a cargo alguno, renuncia.

La candidatura de Dorrego, después del desastre del Gamonal, está casi muerta. Por entonces, aún no se ha formado definitivamente el Partido Federal. La gente más culta –los antiguos directoriales y que ya son llamados unitarios, porque quieren un gobierno único en todo el país, pide a Rosas, dueño de la situación, que elija entre uno de los ex gobernadores y el general Rodríguez. Rosas es ya el hombre de mayor poder en la campaña. El candidato que él quiera triunfará. Si deseara ser gobernador podría serlo. Pero a él sólo le interesa la paz y el orden. Y se dedica a trabajar en favor de la candidatura de Rodríguez. No porque sea su amigo. Ni le importa que figure entre los dictatoriales o unitarios. Rosas sólo pretende la paz con Santa Fe. Ha hablado con Estanislao López y ha comprendido que este hombre, si la guerra sigue, puede perjudicar enormemente a Buenos Aires. Hay que hacer la paz con él, y Rodríguez, cuyas ideas Rosas conoce, la convendrá en seguida.

volver arriba

logo footer