Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

Alberto Lettieri en las Jornada de Historia Local y Regional, organizadas por el Instituto Municipal de Historia de Villa María

El Director de Investigaciones y de Extensión Educativa del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano "Manuel Dorrego", Dr. Alberto Lettieri dictó la Conferencia Central de las 1º Jornada de Historia Local y Regional, organizadas por el Instituto Municipal de Historia de Villa Maria (Córdoba), desarrolladas los días 13 y 14 de septiembre.

Del panel inaugural participaron también el Jefe de Gabinete de la Municipalidad, Cr. Jose Carignano, la Lic. Silvia Longo, Presidenta de la Universidad Popular y la Dra. Malvina Rodriguez, Presidenta del Instituto Municipal de Historia. También estuvieron presentes funcionarios de la universidad, investigadores y profesores.

El evento alcanzo amplia participación pública y repercusión periodística.

Compartimos nota periodísitica publicada el sábado 14 de septiembre, en "El diario del Centro del País"

“La historia es un arma política”

Ayer por la ma­ña­na se lle­vó a ca­bo la aper­tu­ra for­mal de las Pri­me­ras Jor­na­das de His­to­ria y Me­mo­ria Lo­cal y Re­gio­nal, en la Di­rec­ción de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co.
En la oca­sión, la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de His­to­ria, Mal­vi­na Ro­drí­guez, ex­pli­có que el en­cuen­tro tie­ne por ob­je­ti­vo “ana­li­zar la his­to­ria na­cio­nal en cla­ve fe­de­ral y po­pu­lar no só­lo a par­tir de la his­to­ria for­ma­li­za­da, si­no a tra­vés de re­la­tos y me­mo­rias de per­so­na­jes, ins­ti­tu­cio­nes, co­rrien­tes po­pu­la­res y or­ga­ni­za­cio­nes del ter­cer sec­tor que ha­bían que­da­do fue­ra de la his­to­ria ofi­cial”.
Lue­go, an­te me­dios lo­ca­les, re­cor­dó que se re­cep­ta­ron 22 po­nen­cias y cin­co li­bros a ser pre­sen­ta­dos du­ran­te las jor­na­das que fi­na­li­zan hoy en la Me­dio­te­ca (Sa­bat­ti­ni 40). Los tra­ba­jos a ex­po­ner se sub­di­vi­den en los ejes po­lí­ti­co, so­cial y eco­nó­mi­co y es­tán a car­go de es­tu­dian­tes del Pro­fe­so­ra­do de His­to­ria, do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­res uni­ver­si­ta­rios de nues­tra ciu­dad, Río Cuar­to y de la Uni­ver­si­dad de San Juan.
Let­tie­ri. La con­fe­ren­cia inau­gu­ral fue de­sa­rro­lla­da por el doc­tor Al­ber­to Let­tie­ri, in­te­gran­te del Ins­ti­tu­to de Re­vi­sio­nis­mo His­tó­ri­co Ma­nuel Do­rre­go, quien es el au­tor del fla­man­te li­bro “La his­to­ria ar­gen­ti­na en cla­ve na­cio­nal, fe­de­ra­lis­ta y po­pu­lar”, del cual re­ga­la­ra uno de sus ejem­pla­res a la en­ti­dad or­ga­ni­za­do­ra lo­cal. En su ex­po­si­ción se de­di­có a des­mi­ti­fi­car pró­ce­res im­po­lu­tos de nues­tro pa­sa­do y a cri­ti­car du­ra­men­te a in­te­lec­tua­les re­la­cio­na­dos con la his­to­ria ofi­cial. En di­cho raid, fus­ti­gó con­tra Er­nes­to Sá­ba­to (por mi­li­tan­te de la Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra y au­tor de la “teo­ría de los dos de­mo­nios”), a Luis Al­ber­to Ro­me­ro (ex­co­lum­nis­ta de Mas­se­ra, quien aho­ra de­sea que las Mal­vi­nas sean de los in­gle­ses) y a “aque­llos ar­gen­ti­nos que aho­ra se preo­cu­pan por Rep­sol y los Kel­pers”. Del mis­mo mo­do arre­me­tió con­tra la vi­sión ofi­cial de la his­to­ria “mi­tris­ta” que “per­mi­tió la con­cen­tra­ción de la ri­que­za, sien­do apén­di­ces de In­gla­te­rra, an­tes que in­te­grar­se a la Amé­ri­ca”, co­mo tam­bién al “mo­de­lo au­to­ri­ta­rio” de la edu­ca­ción que aún hoy im­pe­ra. “Có­mo pue­de ser que las es­cue­las re­pro­duz­can una his­to­ria tan an­ti­de­mo­crá­ti­ca”, in­di­có a la vez que rei­vin­di­có la con­cep­ción edu­ca­ti­va de Bel­gra­no, ba­sa­da en la igual­dad y la plu­ra­li­dad. “Do­nó di­ne­ro pa­ra que se cons­tru­yan cua­tro es­cue­las en el nor­te con la con­di­ción que acep­ten a mu­je­res, hi­jos de pue­blos ori­gi­na­rios y mes­ti­zos”, re­cor­dó.
Otra fi­gu­ra va­lo­ra­da por Let­tie­ri fue San Mar­tín, con­tras­tan­do otra vez la vi­sión mi­tris­ta: “Se lo pre­sen­tó co­mo el Na­po­león ame­ri­ca­no y blan­co, cuan­do en rea­li­dad era mes­ti­zo. San Mar­tín fue, an­tes que un mi­li­tar, un gran es­ta­dis­ta. Era pro­tec­cio­nis­ta, im­pul­sa­ba que los ri­cos tri­bu­ta­ran más im­pues­tos y has­ta se pro­nun­ció pa­ra lu­char con­tra los su­pues­tos ‘ci­vi­li­za­dos’ por­te­ños. En las ba­ta­llas no era in­ven­ci­ble: hi­zo al­gu­nas bar­ba­ri­da­des, co­mo en Can­cha Ra­ya­da, don­de ca­si pier­de la vi­da”. Del mis­mo mo­do, des­mi­ti­fi­có a su la­de­ro Ca­bral: “No era sar­gen­to, si­no un es­cla­vo li­be­ra­do, y nun­ca di­jo su fa­mo­sa fra­se ‘Mue­ro con­ten­to...’, por­que ha­bla­ba en gua­ra­ní”.

volver arriba

logo footer