Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

9 de Octubre 1945 - Argentina

Hortensio Quijano, ministro del Interior, anuncia elecciones generales para el mes de abril de 1946. El Coronel Perón renuncia a todos sus cargos. Fuerzas de Campo de Mayo apuran el retiro del “Coronel del Pueblo” y se lo confina en la Isla Martín García.

El 8 de Octubre, Perón cita a jefes militares a su despacho y les informa acerca del planteo que le han hecho el día anterior: "...De un tiempo a esta parte vengo observando que Campo de Mayo llega hasta el Ministerio con verdaderas imposiciones... Primero, impusieron el alejamiento del interventor de la provincia de Buenos aires (Bramuglia), luego, la eliminación de la subsecretaría de Informaciones y Prensa y también se realizó. Ahora exigen la renuncia del señor Nicolini, nombrado por el Presidente de la Nación, a propuesta del ministro del Interior. Yo no estoy dispuesto a intervenir para que renuncie, prefiero irme a mi casa". En la noche, en una reunión en Campo de Mayo, la mayoría de oficiales designa al General Ávalos que entreviste al presidente y le exija la renuncia de Perón a todos sus cargos.
En la mañana del 9 de Octubre, Ávalos se entrevista con Farrell; éste lo escucha y decide concurrir a Campo de Mayo para conversar con los amotinados. En el Ministerio de Guerra, los jefes leales a Perón le proponen reprimir, pero se niega.
En Campo de Mayo, Farrell intenta disuadir a los jefes más exaltados, pero no lo consigue. La guarnición mantiene sus exigencias, por lo cual el presidente concluye por ceder. A las 17 y 30 horas, los generales Von der Becke y Pistarini entrevistan a Perón, en el ministerio de Guerra, para informarle que Farrell considera conveniente su renuncia. Perón llama a su ayudante de campo y le dice: “tráigame papel para escribir mi renuncia”.
Escribe: “Excelentísimo señor presidente de la Nación: renuncio a los cargos de vicepresidente, ministro de Guerra y Secretario de Trabajo y Previsión con que vuestra excelencia se ha servido honrarme".

Fuente: “Sinfonía del sentimiento”, de Leonardo Favio

volver arriba

logo footer