Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

HOMENAJE A FERMÍN CHÁVEZ EN SU 90ª ANIVERSARIO

El pasado 13 de julio se cumplieron 90 años del nacimiento de Benito Enrique Chávez: Fermín Chávez. Compañeros  amigos, discípulos, personalidades de la cultura, académicos, vecinos, autoridades provinciales y municipales se congregaron en la ciudad de Nogoyá -Entre Ríos -para honrar su memoria.

En las calles de Nogoyá las banderas azul-celeste y blancas y la imagen de la Virgen del Carmen presente en todas las vidrieras del centro de la ciudad, reavivan el clima mundialista y  festejan los 232º aniversario de la fundación de la ciudad. Fermín Chávez y los 90 años de su nacimiento se suman a las celebraciones entrerrianas.
La comitiva del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano “Manuel Dorrego”, compuesta por Enrique Manson, Fernando del Corro, Eduardo Rosa, Antonio Testa, Pablo Vázquez, Fabian D’Antonio, Jorge Rachid, arribó a Nogoyá el sábado 12 de julio en medio de las lluvias que vienen azotando la región y que impidieron poder visitar esa tarde El Pueblito, tierra natal de Fermín Chávez y donde descansan sus restos al pie de la capilla de la Virgen del Rosario.

A las 19 hs. del sábado se dio inicio a una de las primeras actividades previstas para la  conmemoración del 90 aniversario del nacimiento de Fermín: la presentación del libro “Fermín Chávez inédito”, una compilación de escritos, poemas y reflexiones de Fermín Chávez, que fue posible gracias al aporte de amigos y compañeros que cedieron los manuscritos y textos que Fermín les había compartido, y al trabajo de compilación de Daniel Brión.
Otra de las piezas fundamentales para que el libro sea una realidad fue el aporte de a la Municipalidad de Nogoyá y a la Cámara de Diputados de Entre Ríos  quienes garantizaron la distribución libre y gratuita de los libros, como también Ediciones Fabro, quienes editaron el libro y aportaron un texto inédito de Fermín titulado “Letras en tiempos de Rosas”.

“Fermin era así, escribía un poema y te lo regalaba. Editaba boletines en hoja A4, los hacia imprimir en un mimeógrafo y luego se los mandaba a treinta, cuarenta amigos y eran solo ellos los destinatarios de ese trabajo”, cuenta el compilador Daniel Brión en la ceremonia de presentación del libro que se realizó en la Biblioteca Popular Fermín Chávez, y que contó con un panel de disertantes compuesto por él en su rol de  compilador, por el Presidente Municipal de Nogoyá, Daniel Pavón, por la maestra Defilippe, y  Fabian D’antonio, Director de Ediciones Fabro.

“Fermín Chávez inédito” cuenta con una copia el texto “Letras en tiempos de Rosas”, tipiado en Olivetti por Fermín y con las correcciones en el margen anotadas con birome. En éste estudia la poesía, las letras durante el gobierno de Rosas, cómo dialogaban entre versos unitarios y federales, los poemas heróicos que contaban la Vuelta de Obligado, las derrotas en campañas de Rosas y otras batallas. “Fermín había dejado este escrito para editarlo pero en ese momento estábamos trabajando con el diccionario histórico. Hace poco lo descubrimos y me pareció honorable donarlo para este libro” señala Fabián D’Antonio.

Por su parte, el Presidente Comunal Daniel Pavón, como la maestra Defilippis, recordaron la grandeza de Fermín para dialogar en un lenguaje que todos podían entender; dominaba el origen de las palabras y contaba con la generosidad de los agradecidos, y la humildad de los sabios.

Cantidad de adhesiones, reconocimientos, recuerdos y anécdotas circularon durante esa tarde en la Biblioteca, entre ellas, el presidente del Instituto Nacional “Manuel Dorrego”, Víctor Ramos y  el presidente Emérito y Miembro fundador, Mario “Pacho” O’Donnell, quienes hicieron llegar sus respectivos saludos y semblanzas. Víctor Ramos señaló que “Fermín es uno de los revisionistas más importantes del pensamiento nacional y el Instituto Nacional Manuel Dorrego lo tiene como faro y como guía que nos acompaña para no desviar nunca el camino. Los pensadores del campo nacional deben marchar junto a su pueblo. Fue un militante ejemplar de los que el país hoy necesita”. Por su parte Pacho O’Donnell hizo llegar sus palabras de homenaje a “quien fuera un modelo a imitar para quienes estamos convencidos de la necesidad de comprometernos en una batalla cultural que nos permita recuperar nuestra esencia nacional, popular, federal, iberoamericana, y democrática.” A su vez, agradeció a los compañeros que lo conocieron personalmente y a los otros que comparten sus ideas y principios a través de sus libros, por la iniciativa de organizar dicha conmemoración.

Finalizando la presentación del libro los panelistas destacaron cuánto más agradable es recordar el día en que naciera Fermín, ya que gracias a su nacimiento se brindó la posibilidad de la existencia de su sabiduría y sus enseñanzas, y sus discípulos, que son quienes hacen trascender y conocer sus obras, agradecen a Fermín el haber sido el maestro de todos.

Un hombrecito en alpargatas

Fermín con su pequeña estatura, su pañuelito al cuello, su gran crucifico y esas alpargatas que lo echaban a andar y andar. Su modestia, sencillez y generosidad fue recordada continuamente por todos los presentes. Ya viviendo en Buenos Aires solía visitar Nogoyá y El Pueblito. Caminar por sus calles desiertas de tierra y sentarse a reflexionar al pie de la Capilla de la Virgen del Rosario.

En sus visitas a El Pueblito, Fermín se hospedaba en la casa de las hermana Amarillo, una pequeña y precaria construcción situada a metros de la casa donde nació Fermín. Justamente en esta ceremonia de presentación del libro, un gran mortero decoraba la sala rompiendo con la solemnidad de las sillas ordenadas, las cortinas blancas y copas de agua: un mortero que Manuela Amarillo le regaló a Fermín. Un mortero que simboliza el compartir el alimento y el ser una  herramienta de trabajo, así como Fermín trabajó para enseñar a la gente simple, a la gente común, al ciudadano, señaló José Saldaña, trabajador de la Biblioteca Fermín Chávez.

“Transmitir es parte de compartir el conocimiento, compartir el pan del compañero, compartir esta democratización del conocimiento. Compartir utopías. Hacer de la militancia política y del compromiso con el pueblo un proyecto de vida. El proyecto de vida de Fermín era su compromiso con el pueblo, lo hizo desde la Iglesia, lo hizo desde la historia, desde la docencia, desde el periodismo”, manifestó Jorge Rachid, asesor académico del Instituto Nacional “Manuel Dorrego”

Enrique Manson, compañero y amigo de Fermín recuerda que “Fermín fue un hombre que nació en un paraje pequeño del interior como El Pueblito, su relación con “lo criollo”, las vivencias, los relatos de sus generaciones anteriores y su formación religiosa fueron las bases de su pensamiento, que luego, llevado a lo político se traduce en el peronismo en atender las necesidades de los humildes y defender lo nacional”.

Fermín reunió una vez más  a sus amigos, discípulos, vecinos y Miembros de los Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón-Museo Evita; del Instituto Superior Doctor Arturo Jauretche; de Ideario Artiguista y de otros centros académicos nacionales y de las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, quienes durante su estadía en Nogoyá no se cansaron de celebrar su memoria, reafirmar sus ideas y brindar su nombre.

Dia II

Quiero volver al pueblo y sus crecientes
Quiero entrar en el cuarto oscurecido
donde siempre se abrazan los amantes.
Quiero lavar mi luz cada mañana.
Quiero entrar en la tierra. Ese es mi canto.

En las conmemoraciones del 89º aniversario se hizo explícita la necesidad de inmortalizar a Fermín Chávez en un busto, para que pueda compartir un espacio junto a Juan José Antonio Segura, Leandro Alem, Eva y Juan Domingo Perón, Don José de San Martin, quienes también habitan en la Plaza Libertad. Ese deseo fue cumplido y a lo largo del 2013, a través de una colecta comunitaria, mediante el aporte moneda por moneda de cada amigo, de cada compañero, de cada institución y organización social, se recaudó el dinero necesario para realizar la obra. “Fermín así lo hubiese querido, que sea colectivamente” mencionaba Faustino Schiavoni, una figura clave en el trabajo de repatriar los restos de Fermín de Buenos Aires a Nogoyá.

“Trabajamos mucho para poder cumplir el deseo de Fermín de descansar en su tierra natal. Sus amigos, sus compañeros, sus familiares, todos aportando un poco de lo suyo hasta que finalmente en el año 2008, Fermín llegó a El Pueblito. Y allí esta, debajo de una tipa y a metros de quién fue su maestro, Fray Reginaldo de la Cruz Saldaña” mencionaba Schiavoni.

“Fermín antes de llegar a El Pueblito se fue de copas a un bar y luego terminó preso” relata entre risas Enrique Manson al recordar el hecho tragicómico de la llegada de los restos de Fermín a Nogoyá. “El chofer que traía a Fermín desde Buenos Aires, al llegar a Nogoyá fue a cobrar sus viáticos a la Municipalidad, pero al no encontrar a nadie, se fue con Fermín en la camioneta a un bar que esta sobre la ruta y allí se quedó, tomando algo y conversando con amigos. Cuando finalmente, luego de una desesperante búsqueda pudimos dar con Fermín, quedó resguardado en la comisaria hasta el otro día en que finalmente lo llevamos a El Pueblito”. Para Enrique Manson esta anécdota representa esa personalidad de Fermín que siempre sorprendía, así como cuando tradujo la marcha peronista al latín, o cuando tocaba piezas de Bach en su charango para contrarrestar esa idea de que el peronismo era alpargatas sí,  libros no.

El domingo temprano, día del cumpleaños de Fermín, fiel a su vocación profundamente católica, se realizó una misa en su memoria en la Basílica Nuestra Señora del Carmen. A las once de la mañana y con un cielo encapotado, todos sus amigos, compañeros y vecinos se encontraban en la Plaza Libertad. Minutos antes del descubrimiento del busto, un rayo de sol se abrió camino para iluminar la figura de Fermín. Los más creyentes le dieron las gracias a la Virgen del Carmen; el resto creyó que fue otra de las travesuras de Fermín.

El Presidente Municipal Daniel Pavón junto con el esculturista José Alberto Michenzis fueron los encargados de quitar el velo que cubría la figura de Fermín. Un sentido y emotivo aplauso estalló entre todos los presentes que se emocionaron al ver retratada la figura y el espíritu de su maestro. El micrófono giro de mano en mano y de esa manera algunos de los presentes como Eduardo Rosa por el Instituto Nacional “Manuel Dorrego”; Alberto Gelly Cantilo por el Instituto Juan Manuel de Rosas; Pablo Vázquez por el Instituto Eva Peron; Jorge Rachid por Idearte; integrantes de la Agrupación Oesterheld, del Instituto Arturo Jauretche, de la Biblioteca y del Instituto Fermín Chávez, entre otros, pudieron compartir palabras en su memoria.

Una mención especial se llevó el recuerdo de Porfidio Calderón y Alberto Gonzalez Arzac, compañeros del pensamiento nacional que ya no se encuentran entre nosotros.

Un busto con anteojos

José Alberto Michenzis se rehusó a más no poder a  colocarle antejos al busto de Fermín. “Sin anteojos no es Fermín” decían sus amigos. El artista argumentaba que los antejos hacían perder la dimensión de la obra, esconden la figura, “donde se ha visto un busto con anteojos!!” rezongaba Michenzis, hasta que cedió ante el insistente pedido y convirtió a Fermín Chávez en uno de los primeros monumentos con anteojos del país.
A Michenzis se lo catalogó como el escultor peronista ya que hizo cientos de figuras de Eva y Juan Domingo Perón por todos los rincones de la Argentina e incluso en el exterior. A Fermín lo hizo sobre una base de cemento y lo esculpió directamente con sus manos, sin un molde previo. “Yo soy autodidacta y para captar el espíritu del personaje hablo con la gente que lo conoció y miro muchas fotos. Luego lo dibujo y lo miro, lo miro durante cuatro o cinco días hasta que se me graba en la cabeza. Después me pongo a trabajar y ya no necesito ni ver el boceto”.

Esas manos que moldearon a Fermín fueron las mismas que en los años ’70, a pedido de la dictadura militar moldearon a un San Martin que fue llevado a la base antártica del Ejército. Lo que nunca supieron los militares es que dentro de ese busto de San Martín se escondía un busto de Eva Perón.  Michenzis trabajó el busto de San Martin sobre la base de un busto de Evita, para que su alma acompañe y perdure en el General.

Las historias contestarías siguen rodeando como entonces a Fermín Chávez. Esa pirámide de hormigón donde hoy se levanta su imagen fue en una época un homenaje a la Revolución “fusiladora” que derrocó y proscribió al peronismo. Faustino Schiavoni recordó cómo, con el correr de los días, en cada una de las ideas y vueltas de la Plaza Libertad a la Municipalidad, mágicamente comenzó a notar que a dicha escultura le iban faltando las placas y menciones que la adornaban. Primero una, luego otra y otra, hasta que finalmente se convirtió solo en un rectángulo blanco despintado. Ahí ahora se alza Fermín, disputando espacios, triunfando en las luchas.

Fermín Chávez erguido en medio de la Plaza Libertad tiene la misión de mantener vivo su legado de aportar al pueblo todo el conocimiento; de recordar las enseñanzas de su militancia, sus convicciones inquebrantables hacia un mismo camino: el proyecto nacional y popular. Su imagen contribuye a recordar la pasión por los pobres, la dignidad de nuestra América profunda, el compromiso con la patria. Nos incita a reflexionar y comprender la política y la historia desde su mirada, aquella que nos sigue guiando desde sus nuevos anteojos de cobre.

Compartimos notas de los medios locales:

Municipalidad de Nogoyá
La Nota Digital
Uno Entre Ríos

Texto y fotos: Mercedes Nieto

volver arriba

logo footer

Rodríguez Peña 356. CP : 1220. CABA. Argentina
Teléfono: 54 11 4371 6226