Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

EL GENERAL TIENE A QUIENES LO RECUERDAN

Por Osvaldo Vergara Bertiche.

A las 13.15 del 1º de Julio de 1974, la Vicepresidenta de la Nación, María Estela Martínez de Perón, decía por la Red Nacional de Telecomunicaciones: "con gran dolor debo transmitir al pueblo de la Nación Argentina el fallecimiento de este verdadero apóstol de la paz y la no violencia".

¿Lloraron a Perón? ¿Quiénes lo lloraron? Los que pensaban que con Perón se iba no sólo el hombre, sino también su circunstancia.

Velorio multitudinario y congoja compartida; todo en una total y absoluta sensación de vacío y silencio. Ese vació sería ocupado por lo peor de la historia argentina. Por lo peor que nos tocó vivir.

La muerte de Juan Domingo Perón fue la antesala del infierno. La orfandad invadió el alma de los argentinos.

El diario La Razón del día siguiente señalaba que "crespones en las banderas y luto en los corazones encontró hoy el nuevo día al asomarse en el país. En nuestra ciudad de Buenos Aires, caja de resonancia del dolor, comenzaron desde temprano a verse grupos compactos de personas que se dirigían hacia Plaza de Mayo y Plaza Congreso, lugares de cita popular, donde horas más tarde pasaría el cortejo fúnebre con los despojos mortales del extinto presidente de la República, teniente general Juan Domingo Perón".

El Diario Crónica sólo puso en letras catástrofe: "Murió", mientras que el diario Noticias, ponía de manifiesto simplemente el "dolor" de un pueblo.

Rodolfo Walsh se anticipaba a lo que vendría, con la muerte del líder, (países con dictaduras militares rodeaban a la Argentina de ese entonces): "El general Perón, figura central de la política argentina de los últimos treinta años, murió ayer a las 13,15 horas. En la conciencia de millones de hombres y mujeres, la noticia tardará en volverse tolerable. Más allá de la lucha política que lo envolvió, la Argentina llora a un líder excepcional".

Mientras que La Nación, representante de sectores enfrentados al peronismo, tituló: "Juan D. Perón dejó de existir ayer; asumió la vicepresidenta".

El 1º de Julio de 1974, como antes, un 26 de Julio de 1952, el Pueblo de la Patria, los humildes, los cabecitas negras, los trabajadores, los ancianos y los niños, lloraron no sólo por que la muerte le arrancaba algo querido, sino por el agradecimiento, eterno agradecimiento a quienes fueron propulsores de la Justicia Social.

El Movimiento Nacional, el Movimiento Nacional Justicialista como ideología podrá seguir permaneciendo, más allá de la desaparición física de sus creadores, si aún significa el camino para la liberación nacional y social de nuestra Argentina.

Si somos capaces de seguir por esa senda Perón y Evita descansarán en Paz.

Osvaldo Vergara Bertiche
Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina

volver arriba

logo footer

Rodríguez Peña 356. CP : 1220. CABA. Argentina
Teléfono: 54 11 4371 6226