Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

EL PRESIDENTE DUERME... FUSILADOS DE 1956

La historia del peronismo tuvo dos momentos sangrientos: el bombardeo a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955 y los fusilamientos de Junio de 1956.

Daniel Brión, compañero peronista e hijo de uno de los asesinados por el odio gorila de los dictadores Aramburu y Rojas, relató en su libro El Presidente duerme… Fusilados en junio de 1956, la generación de una causa, que:
“El movimiento de recuperación nacional del 9 de junio fue, indiscutiblemente, un movimiento gestado desde las entrañas mismas del pueblo. El general Valle encabezó el intento revolucionario con casi ningún general, un puñado de oficiales y una importante cantidad de suboficiales y civiles.
Son los suboficiales, en servicio o retirados, quienes resultaron los más activos entusiastas y se convertirán, junto con los civiles, en el alma misma del movimiento”.

También afirmó que “el ejército de General Valle estaba consustanciado con el pueblo, del que se nutría, y ese pueblo se sentía identificado con aquel ejército, los unía la misma causa, la causa de la patria justa, libre y soberana. Se trató de la generación de una causa, la causa nacional, que había comprendido que democracia significa hacer lo que el pueblo quiere y defender un único interés: el del pueblo”.

La gesta de Valle no quedó en silencio, sea por el testimonio de los sobrevivientes, las obras de Walsh y Ferla, y por la militancia activa de los hijos y esposa, en particular de la tenaz Susana Valle, hija del malogrado líder de la revuelta. Años atrás indicó que:
“A mi padre lo fusilan a las 22.20 del 12 de junio de 1956. Pude despedirme de él. Me vio llorar. Me paró. Y me pidió un pucho. Yo estaba cuando el párroco de la iglesia Santa Elena, en la calle Seguí, donde íbamos, viene a confesarlo. Era Alberto Devoto, que lloraba, pobre. Mi padre le dice a Devoto: ‘No llore, padre, si usted me enseñó que en la otra vida se está mejor. ¡No me haga dudar ahora!’ Después viene un milico y me da 12 mil pesos. Yo le dije: métase la plata en el culo. Pero mi papá dijo: ‘Llevalo, no se la vamos a dejar a éstos. Dásela a tu mamá’. El cuerpo de mi padre me lo dan al otro día. Nos lo trae Devoto, que después fue obispo de Goya. Lo velamos en nuestra casa llena de espías.”

Su reclamo ante Aramburu tuvo como lacónica respuesta lo de “el Presidente duerme”. ¡La siesta del dictador se arrulló con la sentencia a muerte del compañero Valle!

Así como más de un siglo atrás, con Manuel Dorrego, la civilización se expresó con la muerte.

La vida se construye con la memoria. Por eso no olvidar es mantener latiendo los corazones de aquellos héroes. La nómina de los fusilados es la siguiente:
Asesinados en Lanús, simulando fusilamiento, 10 de Junio de 1956: Tte. Coronel José Albino Yrigoyen, Capitán Jorge Miguel Costales, Dante Hipólito Lugo, Clemente Braulio Ros, Norberto Ros y Osvaldo Alberto Albedro.
Asesinados en los basurales de José León Suárez, disparando por la espalda, 10 de junio de 1956: Carlos Lizaso, Nicolás Carranza, Francisco Garibotti, Vicente Rodríguez, Mario Brión.
Muertos por la represión en La Plata, 10 de junio de 1956: Carlos Irigoyen, Ramón R. Videla, Rolando Zanetta.
Fusilados en La Plata, 11 y 12 de junio de 1956: Teniente Coronel Oscar Lorenzo Cogorno, Subteniente de Reserva Alberto Abadie.
Fusilados en Campo de Mayo, 11 de junio de 1956: Coronel Eduardo Alcibíades Cortines, Capitán Néstor Dardo Cano, Coronel Ricardo Salomón Ibazeta, Capitán Eloy Luis Caro, Teniente Primero Jorge Leopoldo Noriega, Teniente Primero Maestro de Banda de la Escuela de Suboficiales Néstor Marcelo Videla.
Asesinados en la Escuela de Mecánica del Ejército, 11 de junio de 1956: Sub Oficial Principal Ernesto Gareca, Sub Oficial Principal Miguel Ángel Paolini, Cabo Músico José Miguel Rodríguez, Sargento Hugo Eladio Quiroga.
Ametrallado en el Automóvil Club Argentino, 11 de junio de 1956: Miguel Ángel Maurino (falleció el 13 de junio de 1956 en el Hospital Fernández).
Fusilados en la Penitenciaria Nacional de la Av.Heras, el 11 de junio de 1956: Sargento ayudante Isauro Costa, Sargento carpintero Luis Pugnetti, Sargento músico Luciano Isaías Rojas.
Fusilado en la Penitenciaria Nacional de la Av. Las Heras, el 12 de junio de 1956: Gral. de División Juan José Valle.
Asesinado, simulando suicidio por ahorcamiento, en la Divisional de Lanús el 28 de junio de 1956, donde estuvo detenido desde el 9 de junio de 1956: Aldo Emil Jofré.

Finalmente, unas palabras en memoria de nuestro compañero y amigo, sargento tanguista Porfidio Calderón, que participó en los hechos detallados en Campo de Mayo, quien nos dejó meses atrás y que llevó incansable la palabra de esta gesta a todos los confines de la Argentina.

El legado de estos compañeros no será nunca olvidado!.

Artículo publicado en el periódico Miradas al Sur.
08.06.14

volver arriba

logo footer