Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

DE GAULLE Y PERÓN, TERCERA POSICIÓN

Por Pablo Vázquez.
 
Con motivo del 50º aniversario de la visita del general Charles de Gaulle, presidente francés y líder de la Francia Libre durante la II Guerra Mundial, a nuestro país – con una significativa muestra evocativa impulsada por la Cancillería local y la embajada de Francia en Argentina. – nos posibilita reflexionar sobre las relaciones franco-argentinas, las cuales se remontan mucho atrás de nuestra emancipación.
Desde los viajeros en nuestras costas australes a la usurpación de las Islas Malvinas, los comerciantes y negreros franceses en la Buenos Aires colonial, a la participación de Santiago de Liniers en la Reconquista frente al invasor británico, traduce una presencia intermitente con ansias de fallida dominación del reino europeo, pero con vínculos personales fraternos entre rioplatenses y franceses (O’ Donnell: 2012).
La emancipación e independencia del Río de La Plata contó con la influencia del iluminismo y enciclopedismo galo, vía pensamiento jesuítico, en nuestros patriotas (Chumbita: 2013). Los sectores unitarios y porteños, expresados en la Generación del ’37, se identificaban con la intelectualidad eurocentrista de cuño francés (Lettieri: 2012). Pero también las tensiones en la Confederación Argentina al mando de Juan Manuel de Rosas entre los residentes franceses, el bloqueo como acto de guerra de 1838 y la armada franco-inglesa en la guerra del Paraná de 1845 – 1846 (O’ Donnell: 2010) (Launay: 2011).
Tras Caseros y Pavón, la hegemonía liberal tuvo en Francia a su faro cultural, aunque en materia económica el aporte de los capitales franceses fue menor a la británica, como en el caso de los ferrocarriles, donde poseyó el 10% de los mismos.
El siglo XX deparó la influencia gala de su gauche y droite en el cono sur: tanto el socialismo, sindicalismo y el Frente Popular, como así los postulados reaccionarios de Charles Maurras y la Action Française (Vázquez: 2012). El impulso de Victoria Ocampo y la revista SUR fue fundamental en mancomunar las letras francesas con el gusto local, amén de su estrecho y pasional contacto con Pierre Drieu de la Rochelle (Vázquez: 2013).
La II Guerra Mundial deparó el reconocimiento del presidente Castillo, y luego de  la Revolución del 4 de Junio de 1943,  del gobierno colaboracionista de Vichy, mientras que los intelectuales liberales y socialistas, junto a los sectores opositores a la Década Infame y los militares, a la Francia Libre de De Gaulle.
El auge de Perón por su política social a favor del trabajador contó con similares opositores, quienes equiparaban su disputa a la lucha de los maquis contra el nazismo e interpretaban La Marsellesa como hecho de resistencia. (Manson: 2014)
Tras el hecho de masas del 17 de octubre de 1945 y el triunfo electoral del 24 de febrero de 1946,  el ascenso del líder justicialista a la presidencia planteó una nueva relación con Francia en el marco de una nueva política internacional de cooperación.
Como base de la Doctrina Peronista (Vázquez: 2009), los postulados de la Tercera Posición Justicialista serían un antecedente a los planteos ideológicos de De Gaulle con su Unión por la Nueva República (UNR). A eso se le sumó la visita de Eva Perón a Francia en 1947, reafirmando la Tercera Posición, concertando acuerdos comerciales bilaterales y desarrollando una actividad política que excedió lo protocolar (Cipolla, Macek y Martinez: 2008). Al punto que el propio De Gaulle, ante su impulso de la V Republica y la instauración del semipresidencialismo, tuvo muy en cuenta la reformas sociales y políticas de la Constitución Argentina de 1949 (Régolo: 2012).
Tras el derrocamiento de Perón en 1955, el período de residencia del líder justicialista en España coincidió con la V República, por lo que Perón buscó aunar sus postulados con las premisas del Tercer Mundo y la prédica del gaullismo.
Así como la visita del general francés a Latinoamérica en 1964 tuvo intenciones políticas, culturales y comerciales de reforzar su presencia como referente en su disputa con los Estados Unidos y la ex Unión Soviética, para Juan Perón fue una oportunidad de “anticipar” su llegada a su patria.
Amén de los actos protocolares, discursos y afecto popular, la visita de De Gaulle en octubre de ese año contó con una fuerte presencia en las calles de grupos peronistas y sectores sindicales que tomaron al pie de la letra la orden de Perón de recibir al general galo como si fuese el propio líder justicialista.
El presidente Arturo Illia recibió al héroe de la “Resistencia” y firmó importantes acuerdos binacionales de cooperación cultural y tecnológica, que cimentó la expansión de las Alianzas Francesas en nuestro país.
En tanto, miles de peronistas organizaron manifestaciones al grito de: “De Gaulle, Perón, un solo corazón” y “De Gaulle, Perón, Tercera Posición”, con la consabida represión policial en época de proscripción. Los hechos más graves se registraron en Córdoba, con un saldo de 29 heridos y la detención de sindicalistas, entre ellos Augusto Vandor.
Un par de meses después el intento de Perón de retornar a su tierra fue abortado en Brasil por orden del Canciller radical Zavala Ortiz, ya no tan simpático como con De Gaulle, recordado por su acompañamiento en la criminal incursión aérea en el bombardeo a Plaza de Mayo.
Los contactos entre peronismo y gaullismo siguieron en los discursos y textos de Perón en su exilio, aún cuando el movimiento peronista – y el propio Perón - apoyase el movimiento independentista argelino de Ahmed Ben Bella (Chávez: 2002).
Finalmente, a pesar de la superación de la Guerra Fría y del sistema bipolar, las palabras y acciones del viejo general francés pueden dar algunas pautas del proceso regional de reafirmación soberana frente a los poderosos de turno.


 
Bibliografía:
-         Argentina. Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Dirección de Asuntos Culturales (2014): De Gaulle en Argentina. 50 años de cooperación franco – argentina 1964 – 2014. 1º edición. Buenos Aires, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Dirección de Asuntos Culturales.
-         Chávez, Fermín (2002): El Che, Perón y León Felipe. 1º edición, Buenos Aires, Nueva Generación.
-         Chumbita, Hugo (2013): Historia crítica de las corrientes ideológicas argentinas. 1ª edición, Rosario, Ros.
-         Cipolla, Damián; Macek, Laura y Martinez, Romina (2008): La embajadora de la paz. La gira internacional de Eva Perón. 1º edición Buenos Aires, INIHEP.
-         Launay, Luis (2011): Lucio Norberto Mansilla. El héroe de Obligado. 1º edición, Buenos Aires, Fabro.
-         Lettieri, Alberto (2012): La Historia Argentina en clave nacional, federalista y popular, Buenos Aires, Kapeluz / Norma.
-         Manson, Enrique: Te la hago corta: Historia argentina para leer en el colectivo, etc. 1º edición. Buenos Aires, San Baylón.
-         O’ Donnell, Pacho (2010): La gran Epopeya. El combate de la Vuelta de Obligado, 1ª edición, Buenos Aires, Norma.
-         Régolo, Santiago (2010): Hacia una democracia de masas. Aproximaciones sociológicas a la reforma constitucional de 1949. 1º edición Buenos Aires, INIHEP.
-         Vázquez, Pablo (2009) Juan Perón: Manual del Peronista. 1º edición, Buenos Aires, Fabro.
-         Vázquez, Pablo (2012): Forja, el nacionalismo antiimperialista y el conflicto entre la cultura liberal y la cultura católica; en  O’ Donnell, Pacho (Editor) (2012): La Otra Historia. El Revisionismo Nacional, Popular y Federalista, 1ª edición, Buenos Aires, Ariel.
-         Vázquez, Pablo (2013) De fascista dandy a suicida sin culpas: Pierre Drieu La Rochelle. Incluido en la web en Acción Peronista: http://www.accionperonista.com.ar/gestion/opinion_vazquez/vazquez16.php

volver arriba

logo footer