Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

7 de Octubre 1811 – Argentina

Nace en Tucumán, Marcos Paz, siendo sus padres, el Dr. Juan Bautista Paz, célebre ministro del gobernador Alejandro Heredia y varias veces delegado en el mando de la Provincia, y Plácida Mariño Lobera Castro, ambos tucumanos.

Nació en Tucumán el 7 de octubre de 1811, siendo sus padres, el Dr. Juan Bautista Paz, célebre ministro del gobernador Alejandro Heredia y varias veces delegado en el mando de la Provincia, y Plácida Mariño Lobera Castro, ambos tucumanos.  Se educó en Buenos Aires, graduándose de abogado en 1835, en la Universidad de esta Capital.  Recién recibido de abogado se trasladó a Tucumán, donde el gobernador general Alejandro Heredia lo designó su secretario, acompañándolo en la campaña emprendida en agosto de aquel mismo año (1835) contra las fuerzas catamarqueñas del general Felipe Figueroa, al que derrotó en 13 de setiembre en el Chiflón, provincia de Catamarca.

Heredia otorgó grados militares al joven abogado, el cual se incorporó en 1837 al ejército confederado que operó a las órdenes del general de referencia, contra el dictador de Bolivia, mariscal Santa Cruz.  El Dr. Marcos Paz formó parte de las fuerzas de vanguardia bajo el mando del general Gregorio Paz, en el carácter de sargento mayor, y cuando en mayo de 1838, Marcos Paz entraba con la extrema vanguardia de las fuerzas argentinas en el pueblo de San Diego, al sur de Tarija, a fines de aquel mes, el gobernador boliviano Dorado, de aquella provincia, se puso en vergonzosa fuga.  Paz estuvo en el combate de Cuyambuyo, el 24 de junio.  El 2 de abril de 1839 fue incorporado a la Plana Mayor Activa del Ejército de la Provincia de Buenos Aires como teniente coronel de Caballería “por haber tomado parte en la guerra contra Santa Cruz”, figurando en las listas de la mencionada P. M. correspondientes al mes de enero de 1852, con la nota “En la División del Centro”.

Continuó prestando servicios a la causa federal y después de Caseros (1) se incorporó a las filas de Urquiza cuando sitió la ciudad de Buenos Aires en 1853, actuando en calidad de secretario del general Hilario Lagos durante el asedio.  El 12 de junio de aquel año fue elegido diputado por la 9ª Sección de la Provincia, a la Convención encargada de estudiar la Constitución de Buenos Aires, que no cumplió su cometido por el levantamiento del sitio.

El 11 de noviembre de 1853 fue designado para formar parte de la Comisión encargada de gestionar en varias provincias que cesare el estado de guerra en que se hallaban.  En 1855 fue elegido senador por la provincia de su nacimiento al Congreso Federal de Paraná, cargo que ejerció hasta el año 1858, en que renunció.

Se hallaba en Buenos Aires cuando fue designado el 15 de marzo de 1858 gobernador de Tucumán, pero no se recibió del cargo hasta el 16 de mayo, ejerciéndolo hasta el 15 de marzo de 1860, en que fue reemplazado por el Dr. Salustiano Zavalía.  Compartió con el gobernador Paz las tareas administrativas el Dr. Prudencio José Gramajo, primeramente, desde mayo a setiembre de 1858, por hallarse ausente el Dr. Próspero García que las ejerció hasta el término del período de gobierno del Dr. Paz y al que sustituyó tres veces por ausentarse el titular para recorrer la sede de su mando.

Cuando el Dr. Paz llegó a Tucumán y tomó a su cargo los negocios públicos, el Erario de la provincia se hallaba en completa bancarrota; pues a más del déficit del presupuesto, una parte considerable de las rentas habían sido invertidas en el sostenimiento del orden público, continuamente amenazado.  El primer paso del nuevo gobernador fue levantar un empréstito voluntario para atender los gastos que demandara la conservación del orden amenazado por Isidoro López y se realizó con una facilidad inesperada, en vista de la crisis momentaria porque hacía tiempo estaba pasando la provincia de Tucumán.  Todas las obras públicas que se habían emprendido en la administración de su antecesor, el Dr. Agustín Justo de la Vega, y se suspendieron por razones poderosas, quedaron terminadas o por terminarse.

En los altos del Cabildo quedó listo el departamento destinado a casa de gobierno.  Quedó igualmente listo el amplio salón destinado a sesiones del cuerpo legislativo, con un local conveniente para la ubicación del público durante las sesiones; una sala bien cómoda para el tribunal común a las provincias del Norte: Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy; una oficina para el juez de alzada y otra para el de primera instancia.  Se instalaron en la parte baja del mismo Cabildo, cómodamente las escribanías.

Al gobernador Marcos Paz debe Tucumán la fundación e instalación de la Sociedad de Beneficencia, el 23 de junio de 1858, la que estaba compuesta por 21 distinguidas matronas de la sociedad.  Echó, igualmente, los cimientos para la biblioteca pública, para cuyo fomento se levantaron suscripciones, además de los fondos destinados por el gobierno.  La obra del Colegio de San Martín quedó también terminada.

Fue también durante la progresista administración del Dr. Paz que el ciudadano Emidio Salvigny, antiguo oficial del ejército de Belgrano, hizo reparar, bajo su dirección y pagando de su peculio, la pirámide erigida en La Ciudadela por el vencedor de Tucumán y Salta, patriótica demostración que el gobernador Paz aceptó por decreto del 13 de junio de 1858.  En este asunto tuvo participación entusiasta, el entonces Jefe de Policía, coronel Juan Estanislao de Elías, veterano del Ejército Libertador.

También fue una medida de este gobierno ejemplar, el levantamiento de un censo en la capital y provincia, en el mismo año 1858, comisionando para su arreglo a su cuñado, el coronel José Segundo Roca, que reemplazó al coronel Elías, por renuncia de éste, en el cargo de Jefe de Policía, el 27 de octubre de aquel año.  Tal censo arrojó un total de 90.000 habitantes en toda la provincia.  Durante su administración murió en Tucumán, el presbítero Dr. José Eusebio Colombres, congresal de la declaratoria de la Independencia de las Provincias Unidas, infausto suceso que tuvo lugar el 11 de febrero de 1859, rindiéndole el Gobierno honores militares que estuvieron a cargo del precitado coronel Elías.

La instrucción pública mereció especial atención de este gobernante.  Cuando debieron tener lugar las elecciones para elegir su sucesor, el Dr. Paz tomó (enero de 1860) las más amplias medidas para impedir el fraude electoral tan común entonces y ahora en este país, y que el acto se cumplimentara de acuerdo a las disposiciones de la ley de la materia en aquella provincia, de fecha 19 de mayo de 1826, sancionada bajo el gobierno del general Aráoz de Lamadrid.  Las mesas eran presididas por el juez de 1ª instancia en lo civil y por el comercio en la ciudad, y por los jueces de distrito en la campaña.

A los dos años de una administración digna de imitarse, el coronel Dr. Marcos Paz entregó el mando a su sucesor, Dr. Zavalía.  Por los importantes servicios prestados a la provincia, la Legislatura acordó un voto de gracias a su ex-gobernador; y los residentes extranjeros le hicieron una demostración al día siguiente de entregar el mando, en la que se evidenció la alta simpatía con que se había visto su obra realmente patriótica.  El gobernador Paz supo reunir dos cosas en el ejercicio de su cargo: la justicia y la fuerza, la energía en la moderación, la generosidad para con todos y el desinterés por sí solo.

Poco después fue designado convencional para la reforma de la Constitución del 53, en conformidad con el tratado ajustado entre la Confederación y Buenos Aires, el 11 de noviembre de 1959.  En 1860, el Dr. Paz obtuvo 49 votos en los colegios electorales de la República para vice-presidente de la Confederación.  Fue nuevamente elegido senador hasta 1861.

Se hallaba el Dr. Derqui, Presidente de la Confederación, al mando de la provincia de Córdoba, cuando el 17 de junio de 1861 fue tomado preso por el comandante Pedro Rapela, el senador nacional al Congreso Federal de Paraná, coronel Dr. Marcos Paz, que atravesaba clandestinamente los campos del sur de la provincia de Córdoba, con escolta de fuerzas porteñas, el cual marchaba con una misión subversiva, de la cual tenía conocimiento el Dr. Derqui, el cual sabía la fecha y hora de su partida de Buenos Aires, las instrucciones que le había impartido el general Mitre y los propósitos que debía poner en ejecución.  Acompañaban al coronel Dr. Paz varios oficiales porteños destinados a mandar y organizar cuerpo en Córdoba y Santiago del Estero (2).  El 19 de junio, Paz llegó a Córdoba bien asegurado y a pesar de la representación de más de 50 señoras de las principales familias de Córdoba, el 9 de julio, ante el general José María Francia, pidiendo por el preso, que se hallaba con grillos y en un calabozo húmedo y helado, lo único que se logró fue el traslado de Paz a la ciudad de Paraná, a donde fue conducido por el teniente coronel Mariano Cordero.

Puesto en libertad a consecuencia de la batalla de Pavón y del derrumbe de la Confederación por orden expresa del general Urquiza, se trasladó a Rosario.  El coronel Paz fue elegido gobernador provisorio de la provincia de Córdoba el 16 de diciembre de 1861 hasta el 28 de enero del año siguiente, en el que Mitre le encomendó una comisión ante los gobiernos de las provincias del Norte: Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán y Salta.  En el cumplimiento de esta misión, Paz se comportó en forma satisfactoria, no obstante haberse enfermado en el viaje, aunque no de gravedad.  De regreso de la misma, pasó por Córdoba el 8 de mayo del mismo año, prosiguiendo su viaje a Buenos Aires.

En esta misión que tenía por  objeto tratar de aunar opiniones políticas en las provincias mencionadas, el coronel Marcos Paz llevó en calidad de secretario al Dr. Saturnino M. Laspiur, el 3 de marzo de 1862 arregló el conflicto existente en la provincia de Catamarca, donde dimitió el gobernador Francisco R. Galíndez, sucediéndole José Luis Lobo, de acuerdo con lo arreglado con el comisionado Paz.

En el mismo año 1862 fue elegido senador nacional, pero poco después su nombre figuraba integrando la fórmula presidencial encabezada por Mitre, la que resultó triunfante.  Ocupó la vicepresidencia el 12 de octubre de 1862 y al estallar la guerra del Paraguay, Mitre delegó en Paz el mando supremo el 17 de junio de 1865.

Con motivo de la epidemia de cólera reinante en Buenos Aires, el Dr. Paz se trasladó a San José de Flores, donde falleció víctima del flagelo el 2 de enero de 1868, siendo sepultados sus restos en el cementerio de la Recoleta.

El coronel Dr. Marcos Paz había formado su hogar con Micaela Cascallares; hija de Francisco Cascallares Chávez y de Carmen Chávez Casas; matrimonio que se realizó en Buenos Aires el 21 de octubre de 1841.

Referencias

(1) En la campaña de Caseros, el Dr. Marcos Paz actuó como ayudante mayor del general Angel Pacheco.  En julio y agosto de 1852 figura en Navarro como coronel del Regimiento Nº 8 de Guardias Nacionales.

(2) Iba escoltando al Dr. Paz el capitán Juan Bautista Escobar, con 8 hombres del Regimiento del coronel Benito Villar; el que también quedó prisionero junto con el Dr. Paz.

Fuente: www.revisionistas.com.ar

volver arriba

logo footer