Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

EL "RELATO" Y EL REVISIONISMO HISTÓRICO

Por Mario "Pacho" O'Donnell.

Una mirada a la polémica por Paka Paka.

La historia oficial siempre se caracterizó por servir a los intereses de los sectores del privilegio.

Últimamante ha recrudecido la especie de que el revisionismo histórico sería parte fundamental del "relato kirchnerista". Asombra la supina ignorancia que tal afirmación revela. Juan Bautista Alberdi nunca habría podido suponer que su afirmación de que Mitre y Sarmiento ejercían "un despotismo turco en la interpretación de la historia" lo hacía para favorecer los oscuros designios del gobierno Kirchner. O que las ideas y los escritos de Pepe Rosa, del Colorado Ramos, de Scalabrini Ortiz, de Arturo Jauretche, de William Cooke, de Hernández Arregui, de Fermín Chaves no tenían otro designio que ese. También que el ninguneo y marginación a que fueron sometidos por el dominante historicismo liberal serían quemados en las hogueras de la repulsa del falso "republicanismo democrático".

¿Polemizar sobre Sarmiento o sobre Rosas es favorecer el "relato"? ¿Elogiando a Dorrego se pretende por algún extraño carácter transitivo exaltar a Néstor? ¿La reivindicación de Juana Azurduy, maravillosa luchadora por nuestra independencia como tantas otras mujeres negadas por la historia consagrada, tiene por único objetivo crear un terma mediático que oculte las supuestas catástrofes que se abaten sobre nuestro país?

Es el liberalismo, que se vuelve autoritario o muy autoritario cuando se siente amenazado, quien ha hecho uso de la historia desde el 26 de mayo, aún más desde la "victoria" en Pavón, adaptándola sin escrúpulos a sus proyectos e intereses. ¿Acaso Rivadavia, el despiadado enemigo de San Martín y culpable del venal empréstito Baring,  se merece haber sido considerado "el más grande hombre civil de la tierra de los argentinos" (Mitre) y dar su nombre a la que suponemos falsamente la avenida mas larga del mundo? ¿ Donde están las calles capitalinas que recuerden a luchadores de nuestra independencia y meritorios gobernadores como Estanislao López, Francisco Ramírez, Alejandro Heredia, Tomás Ibarra? ¿Era el solar de la familia del gran Manuel Dorrego el mejor lugar para instalar la estatua de su verdugo Juan Lavalle? ¿Es justo que tantas calles principales en todo nuestro territorio lleven el nombre de Caseros cuando fue esa batalla la que marcó nuestra definitiva caída en la dependencia de Gran Bretaña?  

Es que la historia oficial, la que aún perdura con collares cambiados y nombres astutos, siempre se caracterizó por servir a los intereses de los sectores del privilegio, ha sido siempre servil al "relato" del liberalismo antipopular, extranjerizante, antiindustrialista. Eso los lleva en paranoica actitud vigilante en defensa de sus privilegios hasta ¡cuestionar a Paka Paka!, una meritoria iniciativa del Ministerio de Educación para que nuestros pibes y pibas puedan pensar con mayor libertad, sin rígidas imposiciones como siempre ha hecho la historia oficial a través de los programas educativos.

Ese "relato" consagrado que, por ejemplo, exalta la memoria de la "Argentina rica" del Centenario cuando eran unas pocas familias las que gozaban de una exorbitante bonanza mientras la inmensa mayoría de los habitantes padecían miseria y explotación. ¿Es contribuir al "relato" revelar esto? ¿O es denunciar que hay muchos que desean volver a aquella Argentina sin leyes sociales y trabajadores sometidos? ¿Es "kirchnerismo militante" afirmar que el peronismo significó la revolución social más importantote de nuestra era y no una organización para el delito?

¿Por qué nuestra presidenta nacionalizó el Instituto Dorrego por los mismos mecanismos constitucionales que los demás once institutos nacionales? La respuesta es simple: porque es  revisionista en su interpretación histórica como lo revela el feriado nacional del 20 de noviembre. Y porque es peronista lo que la hace discurrir por el mismo carril que nuestra historiografía de esencia nacional, popular, federal e iberoamericana.
Nuestros antecesores que antes nombré eran peronistas o de la izquierda nacional consustanciados con el peronismo. Los gobiernos liberales legitimaron institutos nacionales que coincidían con su ideología, los autoritarios lo hicieron con aquellos cuyas ideas y acciones justificaban sus posturas. Un gobierno peronista no podía menos que poner en superficie al Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego, haciendo lo que Perón no se animó a hacer en su tiempo porque "bastantes problemas tengo con los vivos para sumar otros con los muertos" (A. Cafiero).

Al identificarlo artera y tácticamente con el gobierno la oposición "militó" atacando despiadadamente a la neonata y débil institución, sin embargo sobrevivimos quizás fortalecidos por la memoria de muchos años de agresiones contra el revisionismo al que el liberalismo autoritario y cerril siempre consideró, considera y considerará un enemigo a extirpar, convencidos, con Althusser, de que la versión histórica es un potente "aparato ideológico del Estado" que ellos han sabido utilizar con inteligencia y, cuando fue necesario, con crueldad.

Artículo publicado en Tiempo Argentino. 09.10.14

Compartimos aquí algunas notas periodísticas la polémica desatada en torno al dibujo animado sobre Sarmiento:

La Nación: Malestar en San Juan por un dibujo animado de Sarmiento en Paka Paka
"El ministro de Educación Alberto Sileoni justificó la burla de Paka Paka a Sarmiento"

Diario de Cuyo: "Sarmiento: un dibujo de TV abrió una nueva polémica"

Infobae: "El gobierno de San Juan, molesto con la caracterización que hace el canal Paka Paka de Sarmiento"

Perfil: "En San Juan están indignados por cómo Paka Paka muestra a Sarmiento"

Canal 13 San Juan: El país replicó el enojo sanjuanino por el destrato a Sarmiento en Paka Paka

 

volver arriba

logo footer