Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

DIA DEL MILITANTE

Que mejor que este día del militante para traer la memoria de quienes, desde aquella Heroica Resistencia Peronista, y desde la Gloriosa JP, lucharon militando por el regreso del general.

¡¡De eso se trataba, Carajo!!
 
He tomado algunos cantos y poemas que, entonces, se escribieron y hasta llegaron a entonarse con la decisión militante de tantos compañeros de ruta.

GLORIA Y HONOR a todos los militantes populares.

 
Decía Alfredo Ferraresi: “…Luchábamos por la vuelta e Perón y para defender a los convenios. Cuando teníamos que hacer un paro, le decíamos a los compañeros: Vos sos peronista e hincha de Boca… entonces tenés que parar…”

 
Recordaba el compa Héctor Saavedra: “…en la primera cancha que se cantó “la marcha” fue en la de Velez Sarsfield. ¿Qué podía hacer la policía? Estaba todo muy confuso. Incluso en esa época, ¡a la policía se la acusaba de estar a favor del peronismo!...”

 
Avelino Fernández no se cansaba de contar: ”…La marcha se cantaba igual, porque si no nos tenían que encanar a todos… Una vez en navidad estando en casa de mi vieja puse la marchita y saque un parlante por la ventana, directo a la calle. A diez cuadras se escuchaba, pasó un patrullero que paró en la esquina y después de unos minutos se fue…”

“En nuestro barrio había una radio clandestina que por la noche ponía “La Marchita”, los de la libertadora no la pudieron ubicar nunca, porque todas las noches la instalábamos en un lugar diferente. Rodeaban manzanas, querían ubicarnos pero no podían. Tres o cuatro muchachos estaban a cargo de hacerlo. Ésa era otra de las formas de resistirles…”

Si me dieran a elegir, yo elegiría
Esta inocencia de no ser un inocente,
Esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
Esta amor con que odio,
Esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
Que me juego la muerte.
(por Juan Gelman en “El juego en el que andamos”, integrado en Hacia el sur y otros poemas)

Y allí quedamos todos, fusilaos,
Sin corazón, sin alma, sin memoria.
Pero hay un hombre nuestro en el desierto.
Un hombre con sabor acosa propia
Que les marca los días, los minutos,
Que toma las medidas de sus fosas
Y un alba volverá para que el viento
Pueda cantar de nuevo entre las rosas.
(por Juan Quebracho –seudonimo de Nella Castro- 1956, publicado  en “A. Venturini y F. Chávez 45 poemas peronistas, 1969)

Afirmaba Cacho “El Kadri”: “Fuimos hijos suyos, es cierto. En todos los sentidos: hijos de su ejemplo y voluntad puesta al servicio del pueblo; hijos en el amor y respeto que se siente por un padre querido; hijos que por la magia de una palabra: “compañeros”, se transformaron en “hermanos”…

Pertenezco a la generación de los únicos privilegiados, la de quienes leíamos Mundo Infantil antes que Billiken, para descubrir después, gracias a quienes aprendieron con los Vigil, que eso era “adoctrinamiento”, y lo de ellos ¿qué?. Con la diferencia que así nos formábamos con una mentalidad nacional, “flor de ceibo”.

Crecimos de golpe en medio de bombazos y persecuciones: los padres de nuestros compañeros eran las víctimas de la “libertad recuperada… Ahí nos hirvió la sangre rebelde que Evita nos inculcara: empezamos la lucha por el retorno de nuestro Padrecito con lo que teníamos y podíamos. ¿Acaso no se habían usado piedras y aceite hirviendo para contener las invasiones inglesas?¿Por qué no podríamos hacerle la pata ancha a estos nuevos invasores disfrazados de “libertadores”?

Espontaneísmo, voluntarismo, desconocimiento de las condiciones objetivas y subjetivas; amén de las climáticas y estratosféricas; de todo pueden ser acusados estos tozudos hijos de Perón que se jugaron por su retorno, que dieron su vida por él y soñaron con una patria liberada. De todo, menos hijos de puta.”
(“Envar El Kadri. Historias del Peronismo Revolucionario”)
 
Y la juventud se unió a la resistencia, esa Juventud peronista escribía desde la cárcel presos por Perón y el Pueblo, publicado por “Trinchera”, unos versos anónimos pero pertenecían a todos los que allí estaban:
 
Pabellón seis, manca de oprobio
Anudado de angustias
En espiral de sadismo de locura,
No serás olvidado en tus cerrojos,
En tu fría soledad de espanto,
En las horripilantes noches de tortura,
En las interminables horas de picana.
Celda, barrote y tranca
Encasillando por siempre una esperanza
Porra y garrote
Queriendo doblegar un sentimiento (…)
Son los nuevos verdugos e la Historia
Tratando de detener a sorbos la corriente.
Mas la masa, que hoy yace subvertida,
Cuando llegue la Hora de los Pueblos
Pasará imperturbable sobre ellos,
Desanudando la angustia acumulada,
Desenvolviendo su espiral de miedo.
Ya no habrá alaridos en la noche tibia,
Ni “caídas fatales”, ni “suicidios”,
Ni habrá quien gima sobre la mesa infame,
Ni quien espere la muerte con el alba.

La fuerza de los sueños tiene a veces la posibilidad de derrotar todos los obstáculos; y este sueño colectivo había costado, pero había perdurado más que cualquier otro.
El pueblo había traído de vuelta a Perón. (Nomeolvides de Liliana Graulli, Liliana Caraballo, Noemí Charlier y Mercedes Cafiero - Editorial Biblos, 1ra. ed. año 2000).

Me gustaría mucho cerrar este homenaje transcribiendo las palbras que esas autoras escriben en el mencionado libro "Nomeolvides":

"Había una vez un pueblo al que le robaron la felicidad y fue por la fuerza de las armas, apretando con descaro el cuero de las "cabecitas negras" con el taco de las botas, para que se queden ahí bien abajo y pierdan sus organizaciones, su protagonismo ysu dignidad. Sucedió en un atraco de maleantes, mercenarios, muy devotos y obedientes pero que, por un castigo divino, nunca, nunca jamás, habrían de sentir el sabor de la lealtad.

Las mujeres que extrañaban a su líder comenzaron a colocar en los jardines de su casa plantines de nomeolvides, una flor pequeñita, celeste, con una tierna sustencia en sus hojas y tallo que se adhiere a la superficie y no se separa más. Algunos hombres, dicen, las pegaban amorosamene en las solapas.

Para el pueblo peronista, por culpa de ese horrible zarpaso, la historia había quedado en la agonía suspendida porque el tiempo se movía envuelto en el viento huracanado de la rebeldía. Sólo el esfuerzo de los militantes hizo renacer una esperanza, el sueño del retorno, que derrotó la proscripción, la cárcel y la tortura; la corrupción, la infiltarción, los decretazos y los exilios; la injusticia, la prepotencia y el saqueo; la discriminación, la persecución y la disgregación; la fatiga, el dolor ylas medidas hambreantes; los balazos, culatazos y bostonazos; los fusilamientos, los muertos y heridos que minuto a minuto se sucedieron durante diecisiete años y cincuenta y dos días. Y el pueblo peronista resistió sin aparatos, sin armamentos, sin partido, sin apoyo exterior. Era un pueblo que en las sombras latía unido a un solo grito: "¡Viva Perón!".

Fueron los militantes peronistas de aquella Resistencia, la primera, desde la caída hasta el primer retorno, que pudieron gritar "¡Victoria!" al cabo de su lucha. Fueron los que nunca olvidaron ymantuvieron abierta la herida de la memoria. Era el reencuentro.
El pueblo había traído de vuelta a su líder ¡para abrazarlo!


Y ese día, él simplemente, les dijo:

 CON ESO LES QUIERO DECIR: "HASTA MAÑANA, SI DIOS QUIERE"
(Tte. Grl. Juan Domingo Perón, 3 veces presidente constitucional de los argentinos)

FELIZ DIA DEL MILITANTE
 
A TODOS,
A LOS QUE NOS PRECEDIERON Y YA NO ESTÁN,
A LOS QUE AÚN NOS ACOMPAÑAN,
A LOS QUE SE UNIERON,
A ESTA MARAVILLOSA JUVENTUD
QUE CON NÉSTOR Y CRISTINA
HA REDESCUBIERTO LA MILITANCIA.
 
VIVA PERON, VIVA EVITA

Compartimos aquí un video realizado a pedido del Miembro de nuestro Instituto Cacho Schiavoni para el P.J. de Entre Ríos.

Medios

volver arriba

logo footer

Rodríguez Peña 356. CP : 1220. CABA. Argentina
Teléfono: 54 11 4371 6226