Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

La gran epopeya. El combate de la Vuelta de Obligado

No se puede construir un país verdadero sobre una historia falsificada.

vuelta de obligado“La gran epopeya. El combate de la Vuelta de Obligado” es el nuevo título de este reconocido psiquiatra, psicoanalista, dramaturgo, historiador y figura descollante de la intelectualidad argentina. Aquí, una charla en la que Pacho habla sobre las fisuras de la historia oficial, la soberanía y el significado profundo de la gesta de 1845.

"La gran epopeya. El combate de la Vuelta de Obligado” es la obra más reciente de este consagrado psiquiatra, psicoanalista, dramaturgo, historiador y figura descollante de la intelectualidad argentina. En esta nueva producción, Pacho O’Donnell aborda un episodio de nuestra historia habitualmente escamoteado por la historiografía oficial: la heroica defensa argentina contra el asedio de las tropas francesas e inglesas en el río Paraná hacia 1845.

Acontecimiento que, dicho sea de paso, ha sido incorporado recientemente por el Gobierno nacional al calendario de feriados nacionales como Día de la Soberanía el próximo 20 de noviembre.

-¿Qué lo decidió a encarar esta investigación sobre el episodio de la Vuelta de Obligado?

-Es que este acontecimiento es el punto clave, emblemático, de la diferencia entre la historia oficial y la historia revisionista

Dentro del espíritu estratégico con que los vencedores de las guerras civiles escribieron nuestra historia, uno de los aspectos más evidentes de su tendenciosidad es ocultar el hito de una epopeya tan extraordinaria como fue la resistencia argentina en 1845 al ataque combinado de las dos potencias más grandes del mundo (económica, políticamente y bélicamente), Inglaterra y Francia.

Es como si hoy nos atacaran EEUU e Inglaterra. El ocultamiento se debió a que los que escribieron la historia, los unitarios, estaban de acuerdo con la invasión europea con tal de despojar a Rosas del poder. Ellos eran capaces de cualquier acción, inclusive éstas claramente antipatrióticas. Los unitarios exiliados en Montevideo y otros lugares ayudaron a organizar la invasión.

En alguna manera articularon la alianza abierta de Inglaterra y Francia y la más oculta de Brasil. Y además les dieron el pretexto porque, usted sabe, las agresiones imperiales siempre tienen que presentarse con una faceta humanitaria.

Y en este caso el pretexto de que se sirvieron fue la idea de que estas tropas imperiales venían a ayudar a un sector de argentinos que se oponía a una tiranía supuestamente sangrienta. Así que cuando se sentaron a escribir la historia siempre disimularon los detalles de esta gesta, entre otras cosas porque tendrían que haber elogiado a Juan Manuel de Rosas, y eso estaba fuera de toda posibilidad para ellos.

-Es una tentación comentar que lo ocurrido con la Vuelta de Obligado se parece demasiado a situaciones de la Argentina reciente...

-La buena historia siempre tiene que ver con el presente, la buena historia nunca es pasado.

Yo, el mejor elogio que recibí en mi vida lo tuve una vez que estaba haciendo la cola de un banco y vino un señor y me dijo: "Gracias a sus libros puedo leer mejor el diario todas las mañanas". Eso es el sentido último de tratar de escribir una historia veraz. Y si se les enseñara a los chicos en los colegios una historia más verdadera que la que normalmente se enseña, eso les serviría para entender mejor lo que pasa hoy.

-Sin embargo, previa a su libro, hay una historiografía que también reivindica este acontecimiento...

-Por supuesto. Está la escuela revisionista, que de alguna manera inicia Saldías cuando escribe una buena historia sobre Juan Manuel de Rosas, tratándose de un hombre que pertenecía a la alta sociedad porteña y del que se podía esperar una visión denigratoria de Rosas.

Pero Saldías indagó profundamente, entrevistó a gente que había estado a favor y en contra del caudillo, consultó las gacetas de la época, fue a Southampton y Manuelita le permitió acceder al archivo de Rosas…

Y entonces escribió una historia sorprendentemente ecuánime, que en lugar de llamarse “Historia de un tirano sangriento” se llamó “Historia de la Confederación Argentina”, lo cual le valió el repudio de sus pares y cierto aislamiento. Otra columna vertebral del revisionismo histórico es José María Rosa, con su maravillosa Historia Argentina, en varios tomos. Hace poco murió otro revisionista de fuste, que fue Fermín Chávez...

-Es la bibliografía a la que usted ha recurrido para encarar este libro...

-Bueno... Yo he apelado a mucha de esta bibliografía pero también he hecho investigación de archivos y documentos. O sea ha sido un trabajo de investigación de varios años.

-¿Cuántos?

-Y, más o menos unos tres años... Y fíjese que en este momento coincide con que la Presidenta de la Nación –quien, más allá de la opinión que le merezca a cada uno, es una persona culta y muy interesada por la historia, y además tiene una orientación revisionista-, ha hecho este gesto -para mí importantísimo- de declarar feriado nacional el 20 de noviembre, fecha en que se conmemora el combate de la Vuelta de Obligado.

Y además se está instalando un monumento importante en las barrancas del Paraná, donde estuvieron las baterías patriotas. San Martín fue un gran admirador del combate de la Vuelta de Obligado y de la defensa de Rosas.

Dijo que tenía la misma importancia que las luchas por la independencia que él había protagonizado. No olvidemos, además, que San Martín legó su sable a Rosas por la defensa de la soberanía ante las potencias que pretendieron humillar a nuestra patria.

-El tema de la soberanía es sin duda uno de nuestros temas conflictivos...

-Bueno, lo que pasa es que las grandes potencias de cada momento -España durante nuestra colonia, Inglaterra después de Mayo, luego Estados Unidos, actualmente los grandes fondos financieros- automáticamente son expansivas, tienen el reflejo de la dominación sobre los países más débiles.

En ese sentido han ido cambiando los mecanismos de dominación. En una época fue la ocupación territorial, como lo que intentó Inglaterra en 1806-07; luego, con el venal empréstito Baring, contraído por Rivadavia, ya los ingleses no tratan de ocupar nuestro territorio sino que su objetivo es dominar a través del control de nuestras finanzas.

Se van volviendo más sutiles los mecanismos de dominación y podría decirse que hoy, a nivel global, tienen que ver con formas de control de nuestro deseo. Hacernos desear, por ejemplo, el consumo de cosas que no necesitamos, despertarnos una especie de gula consumista que está al servicio del sistema dominante.

-Habría que agregar que el término soberanía ha sido utilizado muchas veces por esos poderes de un modo tramposo...

-Un mecanismo de la dominación es la apropiación de los significados de las palabras. Como usted dice, palabras como soberanía, democracia o libertad han sido vaciadas de contenido.

Entonces, finalmente, no se sabe muy bien qué es lo que designan. Y pueden estar designando lo contrario a lo que esencialmente significaban...

-Está el ejemplo trágico de la Guerra de Malvinas...

-Claro. Pero también ahí se vio realmente que el pueblo tiene una glándula patriótica. O sea que, aunque esté disimulado y aunque haya poderes que tratan de no estimularlo, cuando llega el momento los argentinos y argentinas somos capaces de desarrollar heroísmos muy grandes a partir de un sentimiento patriótico que fluye.

Y eso fue lo que pasó en el combate de la Vuelta de Obligado, ya que las potencias de ninguna manera esperaban que hubiera resistencia. Venían de conquistar China y con las armas más modernas de su tiempo; en cambio Argentina estaba prácticamente desarmada porque tenía un armamento muy antiguo, y además había sufrido lo que siempre sufren los países que van a ser invadidos, el bloqueo armamentista.

O sea, bastante tiempo antes se les había prohibido a todos los países venderle armas a la Argentina. Sin embargo, se despertó esa glándula patriótica y se armó una defensa extraordinariamente heroica y astuta. Usted sabe que Obligado se elige porque ahí el río Paraná hace como una "S" y entonces los buques invasores iban a demorar al tener que hacer la maniobra para sortear el repliegue. Y por otra parte, el Paraná se angosta a 700 metros.

Entonces se aprovechó esa distancia para tender tres cadenas de eslabones muy gruesos sabiendo que no iban a frenar a estos buques tan bien armados, pero sí que los iban a demorar lo suficiente como para poder bombardearlos mejor.

Es decir que hubo un sentimiento patriótico extraordinario, porque fue una defensa gaucha. Los combatientes eran voluntarios, los artilleros hubo que improvisarlos, pero predominó el coraje y la convicción de que había que defender a la patria.

Por eso es ominoso el hecho de que se haya ocultado este acontecimiento de la historia argentina.

Porque a los argentinos -que tenemos tanta tendencia a la autodenigración, a decir que somos peores que los de afuera, que somos peores a los de antes-, saber que hemos sido capaces de epopeyas como cruzar los Andes o vencer a las potencias del momento en el combate de la Vuelta de Obligado, es algo que nos da confianza sobre nosotros mismos.

Nos muestra que, ante situaciones muy difíciles, hemos sido capaces de salir adelante, como por ejemplo cuando nos sacamos de encima a la última dictadura.

-Le reformulo una pregunta que le hice al principio... ¿cuáles son los puntos de contacto entre los acontecimientos de la Vuelta de Obligado y lo que esta ocurriendo en la actualidad en nuestro país?

-El combate de la Vuelta de Obligado es la metáfora a cañonazos de un conflicto que recorre toda la historia argentina. Es la alianza de los sectores del poder, de los sectores oligárquicos, con los intereses de las potencias extranjeras.

En aquella ocasión fue la alianza entre los unitarios, que representaban a la oligarquía librecambista del puerto de Buenos Aires con las potencias Inglaterra y Francia, en conflicto con los intereses de las mayorías que en algunos momentos de la historia pudieron organizarse detrás de líderes que atendieron a los intereses de los sectores populares...

-Y si hablamos de América Latina...

-Creo que en este momento, más que a lo largo de toda la historia, se ha llegado a una amistad, a una conjunción absolutamente inédita entre los países de América Latina. Y en ese sentido ha sido muy significativa la presencia de todos los presidentes latinoamericanos en el velatorio de Kirchner.

O sea que vemos una articulación nueva, que seguramente tiene que ver con el hecho de que mientras Europa y EEUU atraviesan crisis muy grandes, los países suramericanos aparecen en mejor posición.

-Podemos decir entonces que es usted muy optimista...

-Yo soy un optimista, un optimista con respecto al futuro de la Argentina. Quienes hemos estudiado el combate de la Vuelta de Obligado no podemos dejar de ser optimistas, porque un pueblo que fue capaz de semejante epopeya... Argentina también pudo remontar la terrible crisis de 2001 sin ninguna ayuda exterior. Y nos hemos recuperado poniéndole el pecho a la crisis. A diferencia de los países europeos, como está pasando ahora con Grecia...

Mario ´Pacho´ O´Donnell

Escritor, político, médico especializado en psiquiatría y psicoanálisis e historiador argentino.

Presidente del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano "Manuel Dorrego"

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
volver arriba

logo footer

Rodríguez Peña 356. CP : 1220. CABA. Argentina
Teléfono: 54 11 4371 6226