Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

8 de Julio1989 – Argentina

Raúl Alfonsín le traspasa anticipadamente la presidencia a Carlos Saúl Menem.
En medio de una crisis hiperinflacionaria que proyectada según los registros de los primeros meses de 1989 sería del 4.923% , Alfonsín le entregó la banda presidencial al gobernador riojano, quien se transformó de esa manera en el primer presidente justicialista electo tras la muerte de Perón, ocurrida 15 años antes. 

Menem, de profesión abogado, su figura tomó relevancia pública en 1973, cuando fue elegido por primera vez gobernador de La Rioja, cargo que desempeñó hasta el golpe militar de 1976 y que volvió a ejercer con el retorno democrático.

La sorprendente derrota del justicialismo en los comicios de 1983 después de siete años de dictadura militar lo transformó en uno de los “renovadores” del movimiento peronista de cara a las elecciones nacionales de 1989.
Tras derrotar a Cafiero en las elecciones internas del PJ, encabezó la candidatura presidencial por el Frente Justicialista Popular (Frejupo) en compañía de Eduardo Duhalde.

El gobierno de Alfonsín estaba jaqueado entre la hiperinflación y las constantes huelgas generales impulsadas por la CGT comandada por Saúl Ubaldini.

En ese escenario, la fórmula Menem-Duhalde triunfó en las elecciones presidenciales del 14 de mayo de 1989 con el 47,49% de los votos sobre el binomio radical representado por Eduardo Angeloz y Juan Manuel Casella, que obtuvo el 32,45% de los sufragios.

A sólo 15 días de realizados los comicios, la crisis se agudizó en todo el país: se registraron los primeros saqueos a supermercados en Rosario que luego se extendieron a las principales ciudades del país.

Tras graves enfrentamientos que dejaron un muerto, 37 heridos y 400 detenidos, Alfonsín dispuso el estado de sitio en todo el país durante 30 días.

Después de una campaña que se basó en promesa de “revolución productiva” y “salariazo”, el gobierno menemista se transformó en el instrumento que los sectores transnacionales y financieros de la economía necesitaban para modificar estructuralmente el sistema productivo nacional.

Siguiendo a ultranza las doctrinas del Consenso de Washington y el Fondo Monetario Internacional (FMI), su gestión adquirió un carácter cada vez más neoliberal, que repetía las recetas aplicadas en la mayoría de los países de América Latina.

Los procesos de privatización de los servicios públicos, la apertura comercial, la desregulación financiera para el tráfico de capitales y la convertibilidad fueron algunos de los hechos que llevaron la desocupación al 25%.
La voladura de la AMIA y de la Embajada de Israel, los indultos a militares, la venta de armas a Ecuador y a Croacia, el pago de sobresueldos y otras irregularidades fueron algunos de los hechos relevantes de ese gobierno.

volver arriba

logo footer