Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

9 de Julio 1575 – Ecuador

Antonio de Ribera y Ruy Díaz Fuenmayor fundan Riobamba (más tarde conocida como Villa del Villar Don Pardo); es la primera ciudad fundada en el territorio de Quito, Ecuador. 

A mediados del año 1534 los hombres de Sebastián de Benalcázar, se encontraban empeñados en la ocupación del territorio de Quito, no solo para cumplir con la ambición del intrépido capitán de Francisco Pizarro, sino también para evitar que Pedro de Alvarado conquistara con su expedición proveniente de Guatemala, esta rica región.

Aliado Benalcázar con la etnia cañari, emprendió la marcha hacia el norte por la zona interandina. A sangre y fuego realizó sus conquistas, llegando al sitio de Quito que lo encontró saqueado e incendiado por el líder indígena Rumiñahui, para que éste no cayera en manos de los invasores. Su campaña continuó al norte, pero al ser alcanzado por un mensajero de su superior, Diego de Almagro, se vio obligado a regresar sobre sus pasos para unir sus fuerzas y enfrentar a Alvarado, en el centro del país, replegándose las tropas al sitio indígena de Liribamba.

Ante la inminente llegada de esta expedición, Almagro decidió fundar la ciudad de Santiago de Quito el 15 de agosto de 1534, en el sitio de Sicalpa, con el propósito de demostrar jurídicamente la posesión de este territorio. La expedición de Alvarado llegó descompuesta, y ante la inutilidad de solucionar el conflicto por la vía armada, se llegó a un acuerdo en donde se deshacía la expedición y Almagro compraba la flota, anclada en Manabí. Almagro para recalcar su poder, fundó el 28 de agosto, a distancia, la villa de San Francisco de Quito 150 Km. al norte de Santiago, en el sitio indígena conocido como Quito.

Al fundarse las dos poblaciones se establecieron sus cabildos, entrando a funcionar inmediatamente el de Santiago. Pero al ser necesario que el cabildo de la villa de San Francisco se constituyera en el mismo sitio de erección, se comisionó al mismo Benalcázar para que marchara hacia el norte. El 6 de diciembre procedió a posesionar a las autoridades de la villa de San Francisco en su lugar y fueron poco más de 200 vecinos los que se establecieron, muchos, provenientes de la primera fundación. Mientras la nueva villa crecía, la ciudad de Santiago se despoblaba, quedando pocos años más tarde reducida a un pequeño asiento que pasó a llamarse San Pedro de Riobamba.

En el año 1570 la Real Audiencia de Quito, cumpliendo disposiciones del Virrey e instrucciones del Obispado, comisionó a Antonio Clavijo con el título de “Poblador General” para que redujera en pueblos a la dispersa población indígena en la zona central del país, actividades en la que sedestacó por más de cinco años. Por su parte, el Cabildo de Quito comisionó en 1575 al capitán Antonio de Ribera y a Ruy Díaz Fuenmayor para que fundaran un pueblo de españoles en el asiento de Riobamba, como aldea sujeta a Quito, con el propósito de administrar justicia y poner orden tanto entre españoles como indígenas, el acto oficial de fundación tuvo lugar el 9 de julio de ese año. No debe escapar al análisis el hecho que el establecimiento de estos pueblos de españoles, obedecía también a la necesidad de concentrarlos en estructuras urbanas para que no se indianizaran, al vivir dentro o muy cercanamente a las poblaciones indígenas establecidas por Clavijo.

Hacia 1586 o 1587 Riobamba fue erigida en villa, por mano de Martín de Aranda y Valdivia con corregidor y Cabildo independiente del de Quito. La iniciativa fue del virrey Fernando de Torres y Portugal, conde del Villar Don Pardo y en su honor se la nombró villa del Villar Don Pardo, denominación que no se conservó.
La villa de Riobamba.

La nueva población prosperó lentamente, hasta finales del siglo XVI se hallaban establecidos los conventos de San Agustín, Santo Domingo y San Francisco. Hacia 1605 tenía poco más de 300 vecinos y "cuatro calles la cruzaban de arriba abajo, y otras cuatro a lo ancho: no había más que una sola plaza y las casas eran de adobe, todas bajas para evitar la incomodidad de los aires, demasiado fríos y destemplados en todo tiempo"2. En este mismo año se fundó el monasterio de la Concepción y años más tarde una casa de jesuitas. Riobamba, en el sector central de la Audiencia, se caracterizaba por una nutrida población indígena que aportaba calificada mano de obra y por numerosos rebaños de ovejas que aprovechaban sus extensos páramos llenos de pastos naturales, convirtiéndose rápidamente en eje articulador de la producción textil en sus numerosos obrajes.
Sin embargo, el terreno en que estaba asentada la villa era poco consistente, la humedad del suelo arruinaba rápidamente las construcciones: solamente la iglesia matriz tuvo que reconstruirse como seis veces a lo largo del siglo XVIII. Además los temblores y terremotos eran frecuentes: en el año 1645 se destruyó la villa de tal manera que los vecinos intentaron mudarla de lugar y con el terremoto del 20 de junio de 1698, cuando se destruyó nuevamente, llegaron a trazar una nueva población en el sitio de Gatazo, pocos kilómetros más al norte de su emplazamiento.

En el Archivo Nacional en Quito se conserva el plano propuesto para esta nueva población. Se trata de un plano grande dibujado a tinta en perfecta cuadrícula con cuadras que tendrían 120 varas de lado y las calles diez varas de ancho. En él se registra hasta el siete de octubre de 1698 -- fecha inscrita en el documento-- los nombres de los vecinos de la “Villa Vieja” que han reclamado sus lotes, así como los de algunos forasteros que los compraron, sobre los solares o cuadras adjudicadas. Aparece también la disposición de la plaza mayor y la ubicación de las diversas comunidades religiosas. Sin embargo, la resistencia de éstas a abandonar la arruinada villa por temor a perder los capitales a censo que tenían sobre las propiedades urbanas, impidió el traslado.

El terremoto de 1797
Durante el siglo XVIII se establecieron nuevos obrajes y chorrillos, aumentando la población. En 1759 se abrió un hospital con el nombre de San Joaquín y Santa Ana de la Villa de Riobamba, fundación particular hecha por Ignacio de Elola y su esposa. A finales de este siglo se conformaron suburbios de indios forasteros que se desempeñaban fundamentalmente como artesanos.

Pero el 4 de febrero de 1797 sucedió el más catastrófico terremoto del que se tenga noticia en la época colonial, sufriendo especialmente la región central de la Audiencia. Se produjeron más de 20.000 víctimas y la destrucción de innumerables pueblos, poblaciones intermedias como Latacunga y Ambato y de la ciudad de Riobamba.
En esta ciudad no quedó ni una casa en pie y las que no estaban en escombros tenían tantas fisuras, que era imposible reedificarlas. La catástrofe fue de tal magnitud que el cerro Culca, vecino a la ciudad, cayó sobre parte de ella, sepultando un barrio entero. González Suárez dice al respecto: "Riobamba era una ciudad hermosa; estaba dividida en manzanas cuadradas con calles derechas, llanas, anchas y bien empedradas; tenía cinco plazas y en medio de la principal de ellas había una fuente de piedra labrada, con tres tazas o recipientes. En septiembre de 1745 estaba en Madrid don Pedro Vicente Maldonado, el más ilustre de los hijos de la antigua Riobamba y, pidiendo a Fernando VI, el título y categoría de ciudad para el lugar de su nacimiento, no vaciló en asegurar que en aquella época Riobamba era mejor que muchas villas de España: su iglesia matriz parece catedral - decía Maldonado - así por la solidez de su construcción, como por la magnificencia con que se celebran en ella las funciones del culto divino; y la Villa de Riobamba es el lugar solariego de muchos caballeros de las principales Ordenes de Caballería, que la ennoblecen conservando la limpieza de su alcurnia. Esto era Riobamba en 1745; medio siglo después en 1797, Riobamba había prosperado; su población era numerosa y su aspecto el de una ciudad noble y bien construida; luego todo no fue más que un hacinamiento de escombros sobre un suelo cenagoso! ..."

Este nuevo cataclismo decidió a los riobambeños a abandonar el lugar, pero al mismo tiempo se iniciaron las disputas sobre el nuevo sitio. Nuevamente se planteó la traslación de la ciudad a la llanura de Gatazo, pero otros vecinos preferían la de Tapi. Al no llegar a un acuerdo, entregaron el problema a una comisión. Esta se decidió por el sitio de Tapi, haciendo notar que el problema de aguas, que tanto preocupaba, se solucionaría fácilmente con la construcción de un canal. La resolución se comunicó a la Audiencia y su Presidente decretó el traslado. Pero la decisión no fue acatada por todos y nuevamente se enfrascaron en discusiones. Ante esta situación irreconciliable el Presidente Muñoz de Guzmán nombró para que resolviera el problema a Don Bernardo Darquea, quien había sido designado Corregidor de la cercana población de Ambato, a raíz del inadecuado desempeño de su antecesor frente a la catástrofe telúrica.

Así, la nueva Riobamba comenzó a edificarse en los primeros años del siglo XIX, con la activa participación del alcalde ordinario José Antonio de Lizarzaburu y el cacique indígena Leandro Sepla y Oro.

Fuente: Alfonso Ortiz Crespo 
http://www.upo.es/depa/webdhuma/areas/arte/3cb/documentos/086f.pdf

volver arriba

logo footer

Rodríguez Peña 356. CP : 1220. CABA. Argentina
Teléfono: 54 11 4371 6226