Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

9 de Julio 1817 – Argentina

Zarpa de Buenos Aires rumbo a Madagascar la fragata “La Argentina”, con patente de corso comandada por el capitán Hipólito Bouchard con el objeto de buscar navíos españoles de la Compañía de Filipinas. LEER MAS
“La Argentina”, fue armada en corso por Bouchard y otros socios, entre ellos el doctor Vicente Anastasio Echevarría. Fueron montados 18 cañones de a 8 libras, 16 carronadas de a 12 libras, 7 de a 6 libras, 6 pedreros de a 1 libras, 6 esmeriles, así como dos hornillos de bala roja.

El 25 de junio de 1817 el gobierno emitió la patente de corso N° 116. El día 26 un motín terminó con dos sublevados muertos y varios heridos.

Sus oficiales, a quienes se impuso el uso del uniforme de la marina, eran Nathan Sommers (segundo capitán), los primeros tenientes Guillermo Sheppard, Colverto Thompson, Daniel Oliver, Guillermo Mills, Miguel Burgués y Luis Greissac (o Crassak) el teniente de infantería José María Píriz al mando de la tropa, los cabos de presa Juan Arhens, Carlos Douglas y Martín Van Burgen, el cirujano Bernardo Copacabana, los pilotines Tomás Espora, Juan Agustín Merlo y Andrés Gómez. Agustín Merlo y su hermano Cayetano Merlo, quien también viajaba eran cuñados de Bouchard. También era parte de la expedición Jaime Harris, quien se destacaría en la Guerra del Brasil. La tripulación era de 180 hombres en total.

La Expedición corsaria de Bouchard alrededor del mundo que siguió fue una de las más destacadas de la guerra, aunque terminó resultando un desastre financiero para Bouchard y sus promotores. En un largo viaje, combatió buques negreros en Madagascar, piratas en el estrecho de Macasar, bloqueó Manila, capital de la Capitanía General de las Filipinas, recapturó la corbeta corsaria Chacabuco (ex Santa Rosa) en Hawaii, obtuvo el reconocimiento de su rey a la independencia argentina, atacó la ciudad de Monterrey en California, en cuyo fuerte fue enarbolada la bandera de la Argentina el 24 de noviembre de 1818, y la Misión de San Juan Capistrano y atacó el puerto de El Realejo.

Finalizada la campaña y disponiéndose a regresar a Buenos Aires, al fondear frente a Valparaíso, en la noche del 13 al 14 de julio de 1819 fue tomada ilegalmente por el capitán Wilkinson a las órdenes del almirante Lord Thomas Cochrane, al servicio de Chile.

Mientras se tramitaban morosamente los reclamos correspondientes, Cochrane hizo retirar toda su artillería excepto las piezas usadas como lastre y robó la carga producto del corso, los víveres, repuestos, armas y lo de algun valor que se encontraba a bordo.

Las demoras movieron a Tomás Guido a plantear al general José de San Martín el 7 de agosto de 1819 la necesidad de lograr la liberación de “La Argentina”, la corbeta “Chacabuco” y dos naves menores detenidas con ellas, la goleta “Teodora” (ex María Sofía) y el buque “General Rondeau” (ex Neptuno), por justicia y para proteger el Río de la Plata de la gran expedición española que se esperaba arribase en poco tiempo.
Exasperados ante la situación, un piquete de soldados al mando del coronel Mariano Necochea del Regimiento de Granaderos a Caballo, al cual Bouchard había pertenecido, retomó por la fuerza la nave y volvió a izar la bandera argentina. A fines de septiembre La Argentina fue devuelta a Bouchard pero no así carga y armamento y desde octubre Tomás Espora empezó a alistar la nave y la Chacabuco. Recién el 9 de diciembre de 1819 la Comisión encargada de resolver el conflicto ordenó devolver las naves.

A fin de resarcir parcialmente a los armadores se cargó la fragata y sus presas menores con arcilla especial destinada a los moldes de fundición de cañones del Parque de Artillería de Buenos Aires. Si bien la goleta y el buque pudieron llegar a Buenos Aires con su carga, “La Argentina”, para la cual el 4 de enero de 1820, Vicente Anastasio Echevarría, había ya obtenido una nueva patente de corso (N° 222), debió descargarse y bajo su antiguo nombre de “Consecuencia”, reartillada con 20 cañones en octubre de 1820 fue fletada por la escuadra de la Expedición Libertadora del Perú como transporte número 11 para trasladar 500 hombres, incluyendo algunos del Regimiento de Granaderos a Caballo.

Continuó sirviendo como transporte en la campaña del Perú hasta 1821. Finalmente su mal estado obligó a que fuera desarmada y vendida como leña por Bouchard a mediados de 1822 en Valparaíso.

volver arriba

logo footer