Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

10 de Julio 1509 - República Dominicana

Llegada a la Isabela de don Diego Colón, nombrado Gobernador de la isla con el título de Virrey, acompañado de su esposa, doña María de Toledo, y un gran séquito. 
Diego Colón fue un Noble español, sucesor de Cristóbal Colón en el Almirantazgo, Virreinato y Gobernación de las Indias, iniciador de los denominados Pleitos Colombinos contra la Corona.
Nacido alrededor de 1482 en Puerto Santo, archipiélago de Madeira. Hijo del descubridor del Nuevo Mundo, Cristóbal Colón, y la portuguesa Felipa Muñiz o Moñiz.
En el año 1485, junto a su padre, llega a Castilla. Cuando su progenitor emprende el viaje a las indias, Diego marchó con su hermano Hernando Colón a Córdoba, donde recibieron la llegada triunfal de su padre, ya almirante. De 1494 a 1497, vivió en la corte como paje al servicio del príncipe don Juan, heredero de los Reyes Católicos. Muerto el príncipe don Juan fue nombrado en 1498 paje de la reina Doña Isabel. Durante los años siguientes residió en la corte.
Desde 1502, fue encargado por su padre para reclamar insistentemente los privilegios perdidos, especialmente el Virreinato y la Gobernación. Portador, en 1506, de una carta de Cristóbal Colón para los nuevos reyes de Castilla, Juana y Felipe el Hermoso, sucesores de la reina Isabel, muerta en 1504. En el año 1508 Diego Colón reclamó a la Corona sus privilegios por vía de justicia, iniciándose lo que la historia conoce como Pleitos Colombinos.
Contrajo matrimonio con doña María de Toledo, sobrina del duque de Alba. El 8 de agosto de 1508, con el apoyo del duque de Alba, fue nombrado gobernador de las Indias y Tierra Firme, pero no virrey. La flota de Diego Colón, con toda la familia a bordo, se dirigió camino de la Gobernación de las Indias, dejó Sanlúcar de Barrameda el 3 de junio de 1509 para arribar al puerto de Santo Domingo el 10 de julio. Unos días después sobrevino un devastador huracán que destrozó casas y navíos.
De 1509 a 1511, intentó poblar otras islas, como Jamaica, Cuba y Puerto Rico; hizo un repartimiento general de indios en 1510; vigiló las armadas sobre Tierra Firme; desarrolló la explotación minera y la producción agrícola y ganadera y convirtió a Santo Domingo en la capital de las Indias. El 5 de mayo de 1511, la Sentencia de Sevilla, reconoció al segundo almirante el Virreinato de las Indias. Regresó a Castilla, en 1515, para vigilar sus negocios. Permaneció en España hasta 1520. La segunda gobernación colombina duró de finales de 1520 a 1523. El enfrentamiento del virrey con la Audiencia y con otros oficiales provocó la orden del emperador de que regresara a dar cuenta de sus actos.
En enero de 1524, estaba en la corte entendiendo en sus pleitos y negocios. Camino de Sevilla en pos del emperador Carlos V (Carlos I de España), enfermó y murió en la Puebla de Montalbán (Toledo), en la casa de Alonso Téllez Pacheco, el 23 de febrero de 1526. Su cuerpo fue trasladado a la cartuja de las Cuevas de Sevilla, donde reposaría hasta ser trasladado a la ciudad de Santo Domingo.
Pleitos Colombinos: fueron una larga serie de disputas judiciales que los herederos de Cristóbal Colón entablaron contra la Corona de Castilla y León en defensa de los privilegios obtenidos por el descubridor de las Indias. La fase principal de los pleitos duró de 1508 a 1536.
En 1511 los jueces dieron una primera sentencia, en Sevilla. Reconocían a los Colón el cargo de virreyes a perpetuidad y el derecho al 10% de los beneficios obtenidos de las Indias. La Corona recibía, entre otras cosas, el derecho a nombrar jueces de apelación. Ninguna de las dos partes quedó satisfecha, por lo que ambas apelaron la sentencia.
En 1512 se agregó la cuestión de la extensión de la jurisdicción de la familia Colón a tierra firme, en el llamado "pleito del Darién". En 1520 se produjo una nueva sentencia, la llamada "Declaración de La Coruña".
En 1524 Diego Colón fue depuesto de su cargo de gobernador, por lo cual interpuso una nueva demanda contra la Corona. Murió dos años más tarde pero su viuda continuó el pleito en nombre de su hijo Luis, menor de edad. El que realmente representó a la familia fue el hermano de Diego, Hernando Colón. Se llegó así a la sentencia de Valladolid, el 25 de junio de 1527, que declaró nulas las dos anteriores y mandó recomenzar todo el proceso.
El nuevo fiscal de la Corona trató de demostrar que el descubrimiento de las Indias se había realizado principalmente gracias a Martín Alonso Pinzón y no a Colón. Acudió para ello a testigos del Primer Viaje a las Indias. Hubo dos sentencias: la de Dueñas (1534) y la de Madrid (1535) pero ambas fueron apeladas.
Finalmente, ambas partes se sometieron a un laudo arbitral, dictado el 28 de junio de 1536 por el presidente del Consejo de Indias, el obispo García de Loaysa, y por el consejero de Castilla, Gaspar de Montoya. Este laudo: 1 - confirma el cargo de almirante de las Indias a perpetuidad para los Colón, con privilegios análogos a los del almirante de Castilla. 2 - suprime los cargos de virrey y gobernador general de las Indias. 3 - constituye un señorío colombino compuesto principalmente por toda la isla de Jamaica (con el título de marqués), un territorio de 25 leguas cuadradas en Veragua (con el título de duque). 4 - confirma a los Colón la posesión de sus tierras en la Española y a perpetuidad los cargos de alguacil mayor de Santo Domingo y de la Audiencia de la isla. 5 - otorga rentas de 10.000 ducados anuales a los Colón así como 500.000 maravedíes / año a cada una de las hermanas de Luis Colón.
Tras el laudo arbitral de 1536 hubo todavía una serie de pequeños litigios sin mucha importancia entre la familia Colón y la Corona: entre 1537 y 1541, entre 1555 y 1563 y esporádicamente hasta finales del siglo XVIII.
Tanto la familia Colón como la Corona tomaron declaración a testigos de los diferentes viajes de descubrimiento castellanos a las Indias. Esto constituye una fuente de información fundamental para los historiadores que estudian esa época, si bien existen a menudo dudas sobre la veracidad de las declaraciones.
Bibliografía:
VILLAPALOS, Gustavo. La naturaleza procesal de los Pleitos Colombinos.
FERNÁNDEZ SOTELO, Rafael Diego. Capitulaciones Colombinas.

volver arriba

logo footer