Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

10 de Julio 1866 – Argentina

Se funda la Sociedad Rural. Fueron sus fundadores: Eduardo Olivera, José Alfredo Martínez de Hoz, Lorenzo F. Agüero, Ramón Vitón, Jorge Temperley, Ricardo B. Newton, Mariano Casares, Luis Amadeo, Francisco B. Madero, Leonardo Pereyra, Juan N. Fernández, Claudio F. Stegmann y Jorge R. Stegmann. 
Tradicionalmente la Sociedad Rural Argentina ocupó un amplio espacio público ubicado en el barrio de Palermo, frente a la Plaza Italia, popularmente conocido con el nombre de "La Rural". En ese predio, se organiza anualmente la también tradicional Exposición.
En la década de 1990, el presidente de la Nación, Carlos Menem, vendió, a la Sociedad Rural, a través del decreto 2699/1991; por un irrisorio precio, el predio de Palermo.
En 2005, mientras la Sociedad Rural se encontraba presidida por Luciano Miguens, el predio de Palermo se asoció a una empresa privada de propiedad mayoritaria del empresario y dirigente político Francisco de Narváez.
En junio de 2010,3 once ex funcionarios del gobierno de Carlos Menem fueron procesados por el delito de peculado, entre los que se encuentran el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, y ex funcionarios del Banco Ciudad y el ex Banco Hipotecario Nacional.
En 2012 el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dispuso, a través del decreto 2552/2012, que el Estado retomara la propiedad de La Rural, luego de revocar por "nulidad o absoluta" el decreto del ex mandatario Carlos Menem de 1991 por considerar el gobierno que se había vendido el predio en una transacción realizada en forma "irregular y a un precio vil", a menos de la mitad de lo que realmente valía el predio, cuyo verdadero valor estimó el Tribunal de Tasaciones de la Nación en 63.615.000 dólares. Dicha operación fue calificada de venta irregular, como una "sustracción" al patrimonio nacional, pues no se realizó remate ni licitación previa y se otorgó un plazo de diez años a la Sociedad Rural para saldar el valor del inmueble, cuando esa prerrogativa está prohibida por ley, según detalló el jefe de gabinete de ministros Juan Manuel Abal Medina.
La Sociedad Rural, quien no había terminado de pagar el precio de la operación, pasados veinte años de la compraventa, se defendió a través de su presidente, Luis Miguel Etchevehere, sosteniendo que la medida del gobierno fue una venganza contra el campo por el paro agropecuario patronal en Argentina de 2008 protagonizado por la misma Sociedad Rural. La entidad argumentó que el precio sí había sido justo, realizó un paro nacional agropecuario para el día miércoles 26 de diciembre donde no se comercializó ganado en todo el país e inició acciones judiciales contra el decreto del gobierno. Las tres restantes entidades del campo que forman la Mesa de Enlace Agropecuaria apoyaron a la Sociedad Rural Argentina.
La justicia argentina, si bien en primera instancia, rechazó la medida cautelar pedida por la Sociedad Rural para que el Gobierno no tome posesión del predio, en segunda instancia revocó esta decisión al sentenciar que "resulta verosímil sostener que la propietaria del predio ferial de Palermo es la SRA, según surge de la escritura del 27 de mayo de 1992, otorgada ante el Escribano General de Gobierno de la Nación". Además "El Estado Nacional carecería, en principio, de legitimación para intentar recuperar un bien que vendió hace más de 20 años por un acto unilateral. Aún cuando el precio hubiera sido 'vil', como el Poder Ejecutivo lo sostiene, el Estado debería recurrir a la vía judicial para dejar sin efecto el acto que considera lesivo" y que "no podría rescindir el contrato por sí y ante sí".
Presidentes:
1866-1870: José Toribio Martínez de Hoz
1870-1874: Eduardo Olivera
1874-1876: José María Jurado
1876-1878: Emilio Duportal
1878-1880: José María Jurado
1880-1882: Enrique Sundbland
1882-1884: Leonardo Pereyra
1884-1886: Enrique Sundblad
1886-1888: José María Jurado
1888-1891: Estanislao Zeballos
1891-1892: José María Jurado
1892-1894: Estanislao Zeballos
1894-1896: José Francisco Acosta
1896-1897: Julio Pueyrredón
1897-1898: Ramón Santamarina
1898-1900: Julián Frers
1900-1904: Ezequiel Ramón Mexía
1904-1906: Carlos Casares
1906-1908: Manuel J. Güiraldes
1908-1910: Emilio Frers
1910-1912: José M. Malbrán
1912-1916: Abel Bengolea
1916-1922: José S. de Anchorena
1922-1926: Agr. Pedro T. Pagés
1926-1928: Luis Duhau
1928-1931: Federico L. Martínez de Hoz
1931-1934: Horacio N. Bruzone
1934-1938: Cosme Massini Ezcurra
1938-1942: Adolfo Bioy
1942-1946: José María Bustillo
1946-1950: José Alfredo Martínez de Hoz
1950-1954: Enrique G. Frers
1954-1955: Juan María Mathet
1955-1956: Juan José Blaquier
1956-1960: Juan María Mathet
1960-1966: Faustino Alberto Fano
1966-1967: José María Lartirigoyen
1967-1972: Luis J. Firpo Miró
1972-1978: Celedonio V. Pereda
1978-1980: Juan Antonio Pirán
1980-1984: Ing. Horacio Francisco Gutiérrez
1984-1990: Guillermo Alchourón
1990-1994: Eduardo A. C. de Zavalía
1994-2002: Enrique C. Crotto
2002-2008: Luciano Miguens
2008-2012: Dr. Hugo Luis Biolcati
2012-2014: Dr. Luis Miguel Etchevehere


Fuente: Agencia Paco Urondo: La Sociedad Rural Argentina surge en 1866 en medio de una de las tantas crisis que atravesó nuestro país en su historia. Esta crisis fue una consecuencia directa de la guerra contra el Paraguay llevada adelante por Bartolomé Mitre con la ayuda de Brasil y Uruguay en contra del Paraguay, la cual se la conoce como la guerra de la triple alianza.
En este contexto de crisis, se produce una ruina de la producción lanera, lo cual alienta a los productores a crear la Sociedad Rural Argentina en contra de la política económica que había conducido al quiebre de muchos productores.
En 1879 La Sociedad Rural Argentina financió la “Campaña del Desierto”. El Estado Nacional emitía bonos con los títulos de las futuras tierras a 400 pesos fuertes cada uno, los cuales representaban 2.500 hectáreas, pero el mínimo para acceder al “negocio” era de 1200 pesos, lo que es equivalente a 10.000 hectáreas. Un dato interesante que refleja lo que pasaba en aquel momento es que 344 familias lograron obtener 10.869.000 hectáreas.
Entonces, lo que conocemos en nuestra historia como la oligarquía argentina, son aquellos que lograron poseer las extensiones de tierras más fértiles del suelo argentino, gracias a que manejaba el aparato del Estado a través del PAN (Partido Autonomista Nacional). La oligarquía logró a través del control del Estado expropiar tierras que pertenecían a los pueblos originarios en la “Campaña del Desierto” que se desarrolló entre 1879 y 1880. Esta denominación general impuesta por la historia oficial argentina para nombrar a esta etapa, es cuestionable debido a que las tierras no estaban deshabilitadas sino que vivían allí pueblos originarios que fueron asesinados en una matanza con el objetivo de aumentar las extensiones de tierras. Si bien poseían las tierras más fértiles de todas, esas tierras eran totalmente improductivas en un principio ya que no tenían comunicación con el puerto. Los ferrocarriles que instalaron los capitales privados ingleses, fueron los que conectaron en forma de abanico todo nuestro país, todas las zonas dirigidas hacia él puerto, en vez de conectar distintos pueblos para favorecer el comercio regional.
Ahora bien ¿por qué invertían los ingleses? Porque se les concedía amplias ventajas para que lo hicieran. No se les cobraba impuestos, se les cedía una legua de tierra al costado de las vías y se les aseguraba un 7 % anual de retorno de sus inversiones. Todo esto posibilitó que se pusiera en marcha la producción de alimentos y que se valoricen las tierras entre 1883 y 1887: las tierras aumentaron un 1000%. Por eso, es que defendían el libre comercio sin ningún tipo de barrera arancelaria que pudiera proteger la industria del interior del país. Estas enormes extensiones de tierras requerían también de mano de obra que llegó a causa del diciplinamiento del gaucho y del fuerte proceso inmigratorio que se produjo sobre todo entre 1900-1910, etapa en la cual ingresan al país 1.600.000 habitantes. Este proceso permitió que los terratenientes explotaran a los inmigrantes, debido a que éstos traían arraigado una sustancial cultura del trabajo. Le alquilaban las tierras a precios exorbitantes y les vendían los materiales que necesitaban a precios muy elevados. Esto generó un estallido social que se denomina “Grito de Alcorta”, que tiene como consecuencia el surgimiento de la Federación Agraria para hacerle frente a la Sociedad Rural.
En la década del ’30, la conocida Sociedad Rural sufre un golpe significativo al derrumbarse el modelo agro-exportador y dar comienzo a uno nuevo, la ISI (industrialización por sustitución de importaciones). La causa de este golpe radica en que Inglaterra afectada por la crisis mundial se vuelca al proteccionismo y por lo tanto deja de comprarnos carnes y cereales. En ese momento, Argentina compraba productos manufacturados más baratos y de mejor calidad a Estados Unidos. La Sociedad Rural frente a una disminución de las compras del mercado inglés, comienza a proponer como política: “Comprar a quien nos compra”. Con la llegada de los conservadores al poder, la presión ejercida por la Sociedad Rural para seguir manteniendo relaciones carnales con Inglaterra queda reflejada en el Tratado Roca-Runciman en 1933. Este pacto perjudicaba profundamente a la Argentina en cuestiones económicas, ya que cedía amplias ventajas a los ingleses y sólo les aseguraba a los terratenientes una cuota mínima de compras de materias primas.
En la década del ’40, la Sociedad Rural se opone a varias de las medidas sancionadas por Perón, principalmente a dos en particular: el estatuto del peón en 1944 y la creación del IAPI en 1946. La primer medida estableció la aplicación de normas laborales para los peones del campo: salarios mínimos, descanso dominical, vacaciones pagas, condiciones de abrigo, espacio e higiene, etc. El IAPI era el Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio creada en 1946 con los siguientes objetivos: ejercer el monopolio de las ventas agropecuarias al exterior, pagar precios menores a los productores con respecto al mercado internacional y en dinero nacional obteniendo así una diferencia cuyo objetivo era financiar el desarrollo industrial.
Con la llegada del neoliberalismo en 1976, desapareció este conflicto para las entidades agrarias, ya que el modelo económico que proponían era una economía abierta a los productos industriales y sin ningún tipo de retención sobre los productos agropecuarios. En el 2008 el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner propone el esquema de retenciones móviles para desalentar el cultivo sojero (materia prima que sólo se consume en un 2% del total en la Argentina y el resto se exporta sobre todo a China) y de esta manera para que no disminuya la oferta de productos que consumen todos los argentinos como la carne. Las entidades agrarias se opusieron a esta medida haciendo cortes de rutas, actos políticos etc.
En conclusión, se puede afirmar que, analizando los diferentes períodos de nuestra historia, la Sociedad Rural desde su creación hasta nuestros días, defiende los intereses de unos pocos que forman parte de la misma, y que tienen mucho poder económico. Sólo busca maximizar sus ganancias sin importar su costo social y económico. Este año se enfrentan los dos proyectos: por un lado, el que proponen las entidades agrarias, con la Sociedad Rural a la cabeza, que es volver al modelo agro-exportador, y por otro el que propone Cristina Fernández de Kirchner que es la profundización del modelo actual. Un país para unos pocos o un país para todos.

volver arriba

logo footer