Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

10 de Julio 1885 – Argentina

Nació en Palermo (Buenos Aires) Ernesto Ponzio "El pibe Ernesto", violinista de la "guardia vieja" que actuara en los lugares famosos de entonces: "Hansen", "El Tambito", "Laura", "La Vasca", "Mamita".

De su autoría es el tango "Don Juan", un clásico de permanente vigencia. También compuso "Quiero papita", "Caradura", "Ataniche", "Culpas ajenas", "Trovador de arrabal", "Don Natalio", "De quien es eso", "Avellaneda", "La milonga de mi barrio", "Contámela que te escucho" y "No te lo puedo decir". Falleció en Banfield (Pcia. de Bs. As.) el 21 de octubre de 1934.

Su padre, Antonio Ponzio, como buen napolitano, era músico. Ejecutando el arpa falleció víctima de aneurisma, repentinamente se desplomó en el mismo escenario durante un recital. Su esposa, Casilda Casafú, era uruguaya,.

Al desaparecer su padre, Ernesto, que cursaba estudios de violín en el conservatorio Williams, debió suspenderlos. El hogar urgido de recursos aceleró el comienzo de su actuación. Fondas y cantinas constituyeron su primer escenario; cumplida su labor desfilaba jovial y decidido platillo en mano, cuyo producto se destinaba a engrosar la estrecha economía familiar.

El famoso tango “Don Juan” fue, al parecer, escrito en 1898. Agreguemos que la 2ª edición posee letra de Ricardo J. Podestá.

Merece comentarse el origen del título del tango “Ataniche”, obra cuyos compases fueron de los primeros que se oyeron en “El Tambito”. Allí llegaba por las noches, conducida en una victoria adornada con pequeñas campanillas de plata que se agitaban sonoras, una bella concurrente ataviada con llamativa elegancia. Su presencia despertaba general admiración; ello inspiró al “Pibe Ernesto” que con fértil inventiva musical brindó el magnífico “Ataniche”.

Calle Europa hasta 1908, con dicha denominación se conocía la actual Carlos Calvo. Casi al llegar a Jujuy aún puede contemplarse la fachada tal como era antaño de la casa de bailes de María “La Vasca”. Ponzio actuó allí frecuentemente; por ella pasaron asimismo Manuel Campoamor y Vicente Greco.

Describe la señora Adela Savino de Ponzio con estas palabras a su marido: «Ernesto era de estatura mediana, gallardo y apuesto. Fácilmente se dibujaba en su rostro amplia sonrisa. Le caracterizaba un sentimiento de generosidad extremada. Recuerdo que frecuentemente llegaban hasta él músicos que se hallaban con el bolsillo exhausto; si su situación no le permitía ayudarles con dinero, les cedía alguna partitura que había compuesto, o en su defecto la escribía delante del atribulado que balbuceaba conmovido palabras de agradecimiento.»

Manifiesta la señora de Ponzio que luego se trasladaron a Lanús oeste; allí, en la esquina de José María Moreno y Lavalleja, instalaron un negocio de almacén: “El Pibe”. Optaron algún tiempo después por otra de las esquinas y allí se ubicó el almacén “Los Paraísos”.

La sala del teatro El Nacional constituyó el último escenario de actuación del “Pibe Ernesto”, acompañado por músicos veteranos como, el “Pardo” Alcorta (violin), Juan Carlos Bazán (clarinete), “El Tano” Vicente Pecci (flauta), “Yepi” (bandoneón) y Eusebio Aspiazú (guitarra de once cuerdas).

El domingo 21 de octubre de 1934, al mediodía, falleció. Se diagnosticó aneurisma del corazón.

volver arriba

logo footer