Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

1872 – Perú

Manuel Pardo y Lavalle, fundador del Partido Civilista, se convierte en presidente de Perú.
Ocupó la presidencia del Perú en el período constitucional de 1872 a 1876, siendo el primer presidente civil de la historia republicana. Perteneciente a una familia ligada a la clase dominante colonial, se educó en Chile y Europa, sobre todo en Barcelona y París, demostrando preferencias por los estudios de economía. En 1864 el presidente Juan Antonio Pezet le confió una misión en Europa para gestionar un empréstito. Al volver, fue nombrado ministro de Hacienda de la dictadura de Mariano Ignacio Prado en 1865. Director de la Sociedad de Beneficencia Pública en 1868, alcalde de Lima de 1869 a 1871, fundador del Partido Civil en 1871, con el que postuló y ganó la presidencia de la República en 1872. Ya en el poder, halló un agudo déficit fiscal, que intentó remediar con una prudente alza de impuestos, el estanco del salitre y la revisión de los contratos de la venta del guano. Pero la crisis económica se agravó y el país quedó al borde de la bancarrota. Firmó también el Tratado Secreto Defensivo con Bolivia de 1873 (que luego serviría de pretexto a Chile para desencadenar la Guerra del Pacífico) y descuidó la defensa nacional, cancelando la construcción de dos navíos blindados, mientras que Chile se armaba. De otro lado, implementó importantes reformas en el plano de la educación pública y apoyó la cultura intelectual. Terminado su mandato pasó a Chile, de donde retornó al ser elegido senador por Junín ante el Congreso de la República del Perú. Nombrado presidente de la Cámara de Senadores, murió asesinado de un balazo en la espalda, cuando apenas contaba con 44 años de edad. Su hijo, José Pardo y Barreda, llegó a ser dos veces Presidente del Perú (1904-08 y 1915-19). Gozando de una gran popularidad en todos los estratos sociales, fundó la que sería una de las más trascendentales creaciones de la historia republicana del Perú: la Sociedad Electoral de Independientes, que después adoptaría el nombre de Partido Civil, el primer partido político del país, creado como respuesta al predominio militar en la política peruana (24 de abril de 1871). Agrupaba a acaudalados comerciantes, consignatarios del guano, industriales y hacendados, representantes de la naciente burguesía nacional. No contentos con detentar el poder económico, aspiraban también a controlar el poder político. A ellos se les unieron también numerosos intelectuales, como abogados de San Marcos y periodistas de El Comercio y El Nacional. Era ya la hora, según ellos, de que los hombres de frac y levita, los «hombres de traje negro», llegaran al poder. En 1871 será lanzada la candidatura de Manuel Pardo a la Presidencia de la república. Fue obra de un grupo de liberales que vieron en él la figura que podía redimir al Perú de medio siglo de militarismo, ya que era miembro de una generación nueva, que había nacido después de la independencia y que, por lo tanto, no debía guardar compromisos con el orden español. Además, repudiaba el desorden, la anarquía y el despotismo de los hombres de sable. El militarismo fue para ellos el maleficio que había venido postergando el despegue del Perú como nación; éste fue acusado de absolutismo, de postergar a las clases sociales del manejo de la política y de ser el acicate de las revoluciones o sediciones. Siendo así, sostenían que no era la voluntad popular ni la opinión pública quienes hacían tomar las decisiones al mandatario. Se produjo una entusiasta adhesión en Lima y las provincias ante la posibilidad de un civil como gobernante. De ahí nació el nombre del partido Civil, organizado ese mismo año para las juntas electorales. Sectores del ejército y la iglesia se lanzaron contra la amenazante candidatura. Las acusaciones más reiteradas fueron las de francmasón, aristócrata y monarquista; de no representar a la nación, sino a un grupo de gente selecta de angurrientos intereses. Los militares eran vistos como hombres más desinteresados y hechos para el mando. El fin de los presidentes militares sería, para ellos, el fin del ejército como institución. La candidatura de Pardo toma, sin embargo, fuerza en todo el país y en diversos grupos sociales. El 6 de agosto Pardo dirigió una impresionante manifestación en la plaza de toros de Acho ante doce mil personas, en lo que fue seguramente el primer hecho de esta naturaleza en la vida política peruana. Los otros tres candidatos, Manuel Toribio Ureta, el general Echenique y Gómez Sánchez, vieron que sus posibilidades eran escasas. Las elecciones se desarrollaban en dos fases: en la primera se elegía a los electores, quienes se agrupaban en Colegios Electorales, y en la segunda, los electores elegían al Presidente y el Congreso. El 15 de octubre de 1871 tuvo lugar la primera elección. Hubo muertos y heridos en el intento de controlar las mesas se sufragio. La organización del partido Civil había conseguido tener representantes en casi todos los departamentos, evitando así la tradicional toma de las mesas. El resultado favoreció a Pardo. Balta, presionado por el ejército, consigue retirar la candidatura de Echenique y propone la de un pierolista, Antonio Arenas. Entre la primera y la segunda elección mediaban varios meses, que fueron de tensa lucha entre el militarismo y el civilismo. En abril se reunieron los colegios electorales. En Lima triunfa Pardo; en los días siguientes los telegramas del interior ratifican el triunfo. De 4.657 electores, Pardo obtiene 2.692 votos. El 21 de julio, una semana antes del fin del gobierno de Balta, estalló la rebelión de los coroneles Gutiérrez como postrer esfuerzo por cerrarle el paso al poder. Pardo se refugió en la embajaba brasileña; por los techos pasa a una casa amiga, la del doctor Ygarza y huye disfrazado de carretero de la ciudad. En Chilca toma un bote de pescador y se pone a salvo en el buque Independencia. La armada, a órdenes de Grau, se había pronunciado contra la intentona de los Gutiérrez.

volver arriba

logo footer