Menu

The best bookmaker bet365

Best bookmaker bet365 Bonus

05 de Agosto 1823 - Argentina

Francisco Javier López atacó y se apoderó de la ciudad de Tucumán. El entonces gobernador Bernabé Aráoz huyó. Al día siguiente López mandó a fusilar al general Martín Bustos junto con otros jefes militares y el 21 de mayo de 1824, a Bernabé Aráoz, quien había caído en su poder. 
López fue un caudillo del partido unitario y gobernador de su provincia.
De origen humilde, pero de antigua alcurnia, y descendía de los fundadores de la casi mítica ciudad de Esteco. De joven se dedicó a correr caballos, la diversión favorita de los tucumanos, y su pista era en el llamado "Campo de las Carreras", el mismo campo de batalla donde había tenido lugar la batalla de Tucumán.
El futuro caudillo Bernabé Aráoz lo empleó en su tienda, le enseñó a escribir y lo envió de comisionado de sus negocios a Buenos Aires. En 1819, recién asumido el mando de la república del Tucumán, Aráoz lo hizo coronel de caballería. Cuando Güemes invadió Tucumán, en 1821, fue vencido por las tropas de Abraham González y Javier López en Rincón de Marlopa.
Unos meses después, González derrocó a Aráoz y asumió el gobierno tucumano, enviando a prisión a los leales al caudillo, entre ellos López. Pero se escapó y derrocó a González el 8 de enero de 1822. El gobierno fue ocupado por Diego Aráoz, pariente del anterior y suegro de López, que nombró a éste jefe de su ejército. Como don Diego se enemistó con don Bernabé, López lo derrocó y asumió el gobierno el 15 de julio de 1822. Enseguida se olvidó de su protector, pero éste logró desplazarlo.
Durante los meses siguientes, la provincia entró en un período de anarquía violenta, en que los dos Aráoz y Javier López se arrebataron mutuamente el gobierno. Bernabé Aráoz se apoyaba en la población rural, por lo que sus partidarios llegaron a ser el partido federal, mientras que los amigos de López, de base más urbana, llegarían a ser unitarios.
En agosto de 1823, Bernabé Aráoz fue nuevamente expulsado del poder, y huyó a Salta. Fue un grave error: el gobernador Arenales le dio asilo, pero después lo arrestó y lo entregó a López, que lo hizo fusilar.
En febrero, López había sido electo gobernador y estaba ahora firmemente asentado en el gobierno. Eliminada la competencia de Nicolás Laguna, el más importante de los dirigentes federales civiles de la provincia, y también la de su suegro don Diego Aráoz, López se dedicó a gobernar. Reorganizó la Legislatura, disolvió el Cabildo, envió diputados al Congreso General de 1824 (uno de ellos era el coronel Alejandro Heredia), y envió varios jóvenes a estudiar a Buenos Aires, entre ellos iban Juan Bautista Alberdi y Marcos Paz. Si bien hubo algunos intentos de revueltas, la provincia permaneció mayormente en paz. Cuando el Congreso estaba por sancionar una constitución unitaria, López se pronunció por ese partido.
A fines de 1825 llegó a la provincia el coronel Gregorio Aráoz de Lamadrid, enviado para reunir tropas para la guerra contra el Imperio del Brasil. Sabiendo que se tramaba una invasión contra éste en su ausencia al interior de la provincia, a fines de noviembre tomó el poder en un audaz golpe de mano y la Legislatura lo nombró gobernador. Su idea era vengar la muerte de su pariente Bernabé Aráoz. López regresó para enfrentarlo, pero fue derrotado en La Ciudadela por Lamadrid y tuvo que huir a Metán, en Salta.

volver arriba

logo footer

Rodríguez Peña 356. CP : 1220. CABA. Argentina
Teléfono: 54 11 4371 6226